La lupa sobre el penal para Corinthians por falta de Marcos Rojo y la mano dentro del área de Bruno Méndez que reclamó todo Boca Juniors


El penal de Rojo y el tiro que contuvo Rossi

Sobre el final de la primera etapa del duelo entre Corinthians y Boca Juniors, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, se dio una de las jugadas más discutidas. Roberto Tobar no dudó y el VAR, a cargo de Juan Soto (Venezuela) y de su ayudante Eduardo Cardozo (Paraguay), lo convalidó.

La acción ocurrió a los 39 minutos cuando Marcos Rojo forcejeó con Gustavo Mantuan y el juez sancionó pena máxima. Fue correcta la decisión del árbitro chileno porque el zaguero argentino llega a darle un golpe en la cara del volante brasileño.

Los jugadores xeneize reclamaron, pero el juez tuvo plena convicción de su decisión y sancionó la falta. Sin embargo, otra vez Agustín Rossi se vistió de héroe y volvió a salvar a su equipo al contener el remate de Róger Guedes.

La jugada en la que Boca Juniors reclamó penal en el complemento

La siguiente jugada controvertida fue a los 17′ del complemento por una mano de Bruno Méndez que todo Boca Juniors reclamó penal. Esta vez, Tobar entendió que no fue así y la decisión fue avalada por el VAR.

En esta acción el árbitro chileno acertó, ya que esa mano del futbolista del Corinthians no es sancionable como penal ya que la tiene en una posición natural, que acompaña el movimiento corporal. Tras el remate de Sebastián Villa, la pelota le pega en el cuerpo y sale despedida a la mano de Méndez. Correcta decisión del juez.

Fue un partido correcto el del árbitro chileno que supo actuar rápido en cada instancia compleja y siempre estuvo cerca de cada jugada supervisando qué aconteció en el campo de juego. Si bien fue un encuentro con juego brusco y de trámite friccionado, las seis amarillas aplicadas (tres por cada equipo) le permitió acomodar la conducta de los jugadores.

Roberto Tobar muestra una de las seis amarillas que sacó. Fue una buena labor la del referí chileno (REUTERS/Amanda Perobelli)
Roberto Tobar muestra una de las seis amarillas que sacó. Fue una buena labor la del referí chileno (REUTERS/Amanda Perobelli)

La pierna fuerte estuvo a la orden del día y a pesar de la igualdad en cero los dos equipos tuvieron un gran desgaste en la búsqueda de recuperar la pelota y defenderse cuando fue necesario. Las jugadas de ataque llegaron por algún descuido o por alguna jugada desequilibrante como pasó con el conductor del Timao, Willian, que salió lesionado en el epílogo del encuentro luego de una caída en la que se golpeó el hombro derecho.

El cotejo disputado en el Estadio Neo Química Arena de San Pablo careció de emociones y salvo las polémicas descriptas como la del penal que le permitió otra vez lucirse a Rossi, que contuvo el disparo desde los doce pasos. El guardameta xeneize fue la figura de su equipo y lo mismo pasó con el del Corinthians, Cássio, que también evitó un gol en el final del primer tiempo cuando le desvió un tiro a Darío Benedetto y luego sacó un centro complicado que sacó con la mano cambiada en el segundo tiempo.

En los últimos minutos Boca Juniors tuvo un poco más de resto, pero no pudo quebrar a la defensa del elenco paulista. El empate es un resultado merecido para ambos ya que no propusieron mucho, pero también hicieron lo suyo para poder mantener la vaya invicta en los 90 minutos.

El partido de vuelta será el próximo martes en La Bombonera y allí se definirá la llave que está abierta. Boca Juniors sabe que será un gran desafío el encuentro ante el Corinthians al que todavía no pudo ganar en la presente edición de la Copa Libertadores, ya que en la fase de grupos perdió 0-2 en San Pablo e igualó 1-1 en Buenos Aires. El ganador se medirá en los cuartos de final contra el vencedor de la llave que disputan Deportes Tolima (Chile) y Flamengo (Brasil).

SEGUIR LEYENDO

El micro de Boca Juniors fue apedreado en la previa del choque con Corinthians por la Copa Libertadores: las imágenes de los daños
El detrás de escena del penal que atajó Rossi ante Corinthians: el truco del arquero de Boca para incomodar a su rival
Abbondanzieri contó por qué no volvió a La Bombonera y reveló la frase de Bianchi que lo conmovió antes de los penales con el Milan