La mitad de los casos de bullying se dan en las plataformas digitales



Dos de cada cuatro casos de maltrato escolar o bullying se manifiestan a través de distintas plataformas digitales, según un informe que el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (Cipdh) de la Unesco, lanzó el jueves pasado, en el día mundial de lucha contra la violencia y acoso en los colegios. 

El ciberacoso infantil en la región se incrementó, se sabe, durante el aumento del uso de tecnología durante el aislamiento provocado por la pandemia. América Latina es una de las regiones más afectadas, y Argentina ocupa el segundo lugar en ese ranking, solo antecedida por México. El trabajo, realizado entre septiembre y octubre, incluye estadísticas oficiales del Ministerio de Justicia de la Nación sobre delitos informáticos en todo el país y entrecruza datos de organismos nacionales e internacionales de lucha contra el acoso virtual. Además, se tomaron 2.654 casos entre familias con hijos de entre 5 y 15 años, docentes de nivel primario y secundario.

Del estudio se desprende que Argentina ocupa el segundo lugar de América Latina, seguida por Honduras, Costa Rica y Chile. En tanto, Brasil ocupa el sexto puesto, Perú el séptimo y Uruguay el octavo lugar entre los países más afectados durante el último año.

Al respecto, Fernanda Gil Lozano, directora ejecutiva del Cipdh, señaló que, “en lo que va del año, ya se registraron alrededor de 6 mil denuncias por ciberacoso, con un promedio de 25 causas judiciales abiertas por día en todo el país”. Desde 2012, esa cifra asciende a casi 30 mil casos denunciados.

Según las estadísticas, “los hechos de ciberacoso se incrementaron casi un 50% durante los últimos 18 meses”. Hacia fines de 2019, uno de cada cuatro casos de acoso escolar o de bullying se manifestaba a través de plataformas digitales, pero, actualmente, dicha proporción se ubica en dos de cada cuatro. Los números también aumentan con la edad: a partir de los 12 años, el 54,5% de los casos de bullying son por vía digital.

Según la Unesco, si bien el acceso a internet proporciona oportunidades de comunicación y aprendizaje, también expone cada vez más a los niños y jóvenes a la violencia en línea. “El mayor acceso obligado a la tecnología que produjo el aislamiento devenido de la pandemia produjo que muchos menores de edad permanecieran muchas horas ante los smartphones, las tablets o computadoras, lo que produjo también una notable exposición frente a este tipo de delitos”, afirmó Gil Lozano.

A su vez, el trabajo refleja que “el 80% de las víctimas de bullying virtual son niñas, a diferencia de lo que ocurre con el bullying presencial, en donde el 60% se corresponde con los varones. 

El dispositivo más utilizado para este tipo de acoso son los smartphones y la aplicación preferida es WhatsApp, utilizada en el 74,3% de los casos. Instagram, Facebook, Twitter, Zoom y Telegram se reparten, en ese orden, el 25,7% restante”.

El relevamiento del organismo de derechos humanos destaca que “el 90% de las víctimas reconocen que el asedio se da de manera cotidiana y que el hostigamiento, casi siempre, continúa durante varios meses” y agrega que “el 60 % de los hechos no son denunciados en tiempo y forma por vergüenza o por falta de información”.

Otro dato indica que “el 86,7% de los casos se corresponden con grooming y pornografía infantil, perpetrados por pedófilos que aprovechan la tecnología para establecer contacto con menores desde perfiles o cuentas falsas”.

También te puede interesar