Los insólitos modelos chinos copiados de las grandes marcas


La identidad, un patrimonio que las marcas de autos centenarias y pioneras de la industria forjaron durante décadas, parece haber perdido valor en el populoso mercado chino. La globalización cambió el mapa de la producción automotriz, y China fue transformándose en epicentro de la estrategia de los grandes consorcios automotrices.

Las grandes marcas, entonces, rápidamente se convirtieron en una fuente de inspiración para las jóvenes industrias chinas. Aunque varias de ellas parecen haber ido más allá y no sólo tomaron a las europeas y estadounidenses como referencias en estilo y mecánica, sino que, literalmente, las copiaron.

Si bien muchos son vehículos producidos para el mercado local chino, y no compiten con las terminales de mayor historia en otros continentes, la exactitud con que varios modelos imitan trazos y conceptos estilísticos es llamativa. Aquí los parecidos más evidentes que entrega la industria china.

Copiaron hasta parte del nombre

Se trata, muy posiblemente, de la copia más fiel y a la vez descarada de un vehículo por parte de un fabricante chino. Incluso el nombre invoca sin miramientos a la tradicional firma británica. La compañía china Jiangling Motors (JMC) lanzó y empezó a comercializar, en 2014, al SUV Landwind X7, que no tardó en trascender por su tremendo parecido con el Range Rover Evoque.

Land Wind X7.

Land Wind X7.

La copia fue tan evidente que a mediados de 2016 Land Rover demandó por los derechos de autor al fabricante asiático. Finalmente, en 2019, un Tribunal chino determinó que la Landwind X7 “copió cinco elementos de diseño propios del Evoque, haciéndose demasiado similar”. Y por ello sentenció a JMC a indemnizar a Land Rover y a suspender la producción y venta del modelo.

Range Rover Evoque.

Range Rover Evoque.

La pickup RAM tiene un clon

La ZX Weishi 1949 es, según el fabricante chino, la primera pick-up grande de aquel país. Allí, tanto la RAM como la Ford F-150, dos íconos americanos son la referencia ineludible en materia de pick ups. Es evidente que esta automotriz optó por las líneas del producto de Stellantis.

ZX Weishi 1949.

ZX Weishi 1949.

Aunque tiene menores dimensiones, la trompa es una réplica de la RAM. Debajo del capot se anuncia un motor 2.3 turbodiésel de 160 CV, y una variante 2.0 de 197 CV con caja automática. Una adaptación menos imponente del clásico americano.

Pickup RAM.

Pickup RAM.

El Escarabajo chino, con dos variantes

Great Wall Motors es uno de los gigantes que conforman el conglomerado automotor de China, al que pertenece, entre otras, la marca Haval que también se vende en Argentina. En abril presentaron el Punk Cat como prototipo, y luego sumaron una variante “más femenina” denominada Ballet Car.

Punk Cat.

Punk Cat.

Ambas son dos copias desprejuiciadas del Volkswagen Escarabajo. Ambos desarrollos fueron realizados sin acuerdo previo por los derechos del modelo, a tal punto que la alemana, incluso, amenazó con llevar el caso de ambas imitaciones a la justicia.

Ballet Car.

Ballet Car.

No obstante, Great Wall a través de Ora, su división de vehículos eléctricos, empezó la fabricación de los Escarabajos chinos a fines de 2021. Ambos tendrán motores delanteros, cuya potencia se situaría en alrededor de 170 caballos (126 kW) y alcanzaría una velocidad máxima limitada a 155 kilómetros por hora.

No se salvó ni Rolls-Royce

Sin complejo alguno, en 2009 una de las marcas chinas de mayor prestigio, Geely, presentó su modelo GE: una copia del Rolls-Royce Phantom, uno de los autos más lujosos del mundo. Los faros rectangulares, la enorme parrilla con detalles cromados y una figura de metal adornando el capó son rasgos característicos de la firma británica, pero en este caso Geely los reinterpretó a la perfección en su sedán, a pesar de que tiene menores dimensiones.

Geely GE.

Geely GE.

«El Geely GE entrega el mismo nivel de lujo y refinamiento», explicó el fabricante en su momento. Geely fue fundada en 1997 y posee el 100% de Volvo Cars, el 50% de Link&Co., y Lotus entre otras.

Rolls-Royce Phantom.

Rolls-Royce Phantom.

De frente, es una VW Amarok

Podría decirse que la gran diferencia entre la pickup Jiangling y la popular Volkswagen Amarok radica en la potencia. La camioneta alemana incluye una motorización de hasta 258 caballos, mientras que el producto chino apenas llega a los 110 CV (impulsor de Isuzu sin turbo). El resto es una lograda copia de la Amarok, sobre todo en la parte frontal.

Jiangling T7.

Jiangling T7.

Jiangling Motors Corporation es una firma creada en 1952, y hoy está asociada a Changan, otra marca china que en su haber cuenta con el desarrollo de la copia notable del Range Rover Evoque.

Volkswagen Amarok.

Volkswagen Amarok.

El Lambo chino y sus dos variantes

El Urus, el SUV de Lamborghini, no tiene una copia china, sino dos. Primero apareció el Huansu X-Series C60, que se lanzó en China en 2018. La trompa del modelo remite directamente al de la marca italiana, aunque hacia la parte trasera el parecido se va desdibujando. Tal vez allí primó la estrategia de evitar un posible pleito con Lamborghini.

Huansu X-Series C60.

Huansu X-Series C60.

El Huansu X-Series C60 fue desarrollado sobre la plataforma SUV de BAIC (Beijing Automotive Group) y lo fabrica Beiqi Yinxiang Automobile, una firma que engloba a BAIC y Yinxiang Motorcycle Group.

Aiways U6.

Aiways U6.

También existe una reinterpretación más reciente del Urus. Aiways es una marca china de SUV eléctricos que está desembarcando en Europa, donde cuenta con un modelo, el U5, ya a la venta. Ahora se prevé que sume el U6, que por sus rasgos ya quedó catalogado como el “Urus chino”. Promete un impulsor de 204 CV, una autonomía oficial de hasta 410 kilómetros por carga, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos.

Lamborghini Urus.

Lamborghini Urus.

Un calco de la Ford Ecosport

El BYD Yuan, un SUV híbrido enchufable se presentó en 2015. Por entonces, su aparición causó impacto, y no por su motorización o tecnología. Sino porque de frente, era un calco de la popular Ford Ecosport.

BYD Yuan.

BYD Yuan.

Y no sólo eso. En su momento, los medios especializados le sumaron más polémica a su lanzamiento: “El volante y consola central inclinada parecen copias de diseños de Ford, la palanca de cambios se ve como una mala imitación del Jaguar F-Type y las rejillas de ventilación redondas son imitaciones de Mercedes-Benz”, sentenciaron.

Ford Ecosport.

Ford Ecosport.

La copia del BMW X5 que fue dinamitada

El contundente éxito del primer SUV de BMW, el X5, aparecido a fines del siglo pasado inspiró al Shuanghuan SCEO, un todoterreno que el fabricante chino se atrevió a comercializar en Europa, luego de presentarlo en el Salón de Frankfurt en 2007.

Shuanghuan SCEO.

Shuanghuan SCEO.

Aquella incursión europea le costó carísima a la marca china: el vehículo cayó en manos del riguroso medio especializado Auto Bild, quien lo sentenció: “En la prueba de slalom es evidente que el Shuanghuan SCEO es muy inestable, pero la prueba de frenado parece extraída de una película de terror: desde 100 km/h, le toma alrededor de 50 metros detenerse, pero el ABS no funciona correctamente”.

BMW X5, primera generación.

BMW X5, primera generación.

Además, al considerarlo un peligro para la vía pública y una estafa a quien desee comprarlo, el equipo de Autobild decidió que el 4×4 chino no merecía seguir con vida, y lo detonó, como lo muestra el video.

Dinamitaron el Shuanghuan SCEO

Un medio especializado decidió terminar con el SUV chino.


El «BMW chino»

Yema B11.

Yema B11.

El Yema B11 es una imitación del eléctrico BMW i3, aunque no tan lograda como la de otros modelos. Lo presentaron en 2016 con dos variantes: un motor naftero de un litro y 68 caballos y otro eléctrico de 41 CV. Automáticamente se ganó el apodo del “BMW chino”: el parecido de la parte delantera y los faros en la parte trasera, hacen ineludible la referencia al pequeño modelo alemán.

BMW i3.

BMW i3.

Copia a Tesla y también a Elon Musk

También le tocó a una empresa mucho más moderna y concebida en la era eléctrica, como Tesla, ver diseños propios en otros modelos. He Xiaopeng, un empresario chino que vendió su empresa de software a Alibaba por unos 4.300 millones de dólares, se lanzó a la aventura de replicar el camino de Elon Musk en su país.

Xpeng P7.

Xpeng P7.

El empresario apostó su fortuna por una startup de vehículos eléctricos, publica frecuentemente en las redes sociales, tiene acciones de Tesla, y hasta maneja sus autos. Xiaopeng no solo emula los movimientos del magnate sudafricano, sino que también le copió a su modelo más vendido, el Model 3.

Tesla Model 3.

Tesla Model 3.

Su compañía, Xpeng Motors, ofrece vehículos eléctricos y autónomos. El SUV G3 tomó como referencia al Tesla Model X, pero la réplica más elocuente es la de su segundo lanzamiento, el modelo P7, que muestra rasgos muy similares, demasiado, al Model 3.