murió un bebé de un año y detuvieron a los padres por presunto maltrato



Un bebé de un año y siete meses que ingresó en grave estado a un hospital pediátrico de Mendoza falleció en la noche de este miércoles y detuvieron a la madre y a su pareja por presunto maltrato infantil.

Todo comenzó este martes, cuando una joven llevó a su hijo, Liam Yuthiel Pereyra, nacido el 28 de marzo de 2020, al Centro de Salud Nº26, ubicado en el departamento mendocino de Las Heras, cercano a la capital provincial, y la médica de guardia lo derivó al Hospital Pediátrico Humberto Notti por la gravedad del cuadro (convulsiones y un paro respiratorio).

Allí, otra profesional trató al niño por una una hemorragia subaracnoidea, subdural y retiniana bilateral en los ojos.

Primero, le realizaron intubación y una tomografía de cerebro. De esa manera, constataron «signos de un cuadro clínico derivado de maltrato infantil”, dado que presentaba lesiones “típicas” del síndrome de bebé sacudido, de acuerdo con un informe al que accedió El Sol.

Por su parte, el bebé quedó internado en terapia intensiva con muerte cerebral en ese centro de salud y, a pesar del trabajo de los médicos, se confirmó esta noche su fallecimiento.

Luego del ingreso del pequeño al hospital, las autoridades dieron intervención a la Fiscalía de Homicidios por el presunto maltrato infantil y la fiscal Andrea Lazo ordenó la detención de la madre del bebé, Natasha Abigaíl Delgado, de 23 años, y de su novio, Mauro Pallero (21), quienes habrían incurrido en algunas contradicciones al prestar declaración.

Según contó la mujer, su pareja le dijo que el bebé se había golpeado la cabeza durante la noche y, como no reaccionaba, decidieron «zamarrearlo». En la vivienda también se encontraban la abuela del niño y su esposo. 

Se espera que la fiscalía interviniente acceda a la autopsia correspondiente en las próximas horas para tener precisiones y definir la situación procesal de la pareja.

Estranguló y mató a su hijo de tres años

Una mujer que vivía con sus cuatro hijos en el barrio San Jorge, en la ciudad de Corrientes, fue detenida el pasado viernes luego de estrangular a dos de sus hijos. El más chico, de tres años, murió. Su hermanita, de cuatro, sufrió lesiones.

La mujer fue trasladada a un hospital psiquiátrico, donde quedó internada con una fuerte custodia policial.

El hecho ocurrió cerca de las 9.30 en una vivienda ubicada en la intersección de las calles Yugoslavia y Cartagena, y la rápida intervención de un sargento primero que vive en el mismo barrio evitó que las consecuencias fueran peores.

El policía, de apellido Vallejos, acudió velozmente cuando uno de los chicos salió corriendo hacia la casa de una “abuela del corazón” para pedir auxilio porque su mamá los quería matar.

El suboficial junto a un vecino irrumpieron en la casa y tuvieron que hacer un gran esfuerzo para poder amarrar con sogas y prendas los brazos y piernas de la mujer, que estaba totalmente fuera de sí.

En el lugar hallaron a Ian, de tres años, tendido en el piso, inconsciente. El pequeño fue llevado por un primo hasta una sala de primeros auxilios del barrio y desde allí derivado de urgencia al Hospital Pediátrico “Juan Pablo II”, donde ingresó con un paro cardiorrespiratorio.

El director general de Seguridad y Prevención del Delito de la Policía de Corrientes, el comisario general César Fernández, confirmó que el pequeño fue declarado muerto poco después.

La acusada reside en el lugar junto a las dos víctimas y otros dos hijos, de trece y seis años. Al momento del hecho sólo se hallaban los tres menores porque el adolescente había concurrido a clases.

DB