Por qué nos fascinan los colores


El mundo de los colores está atravesado por historias de amor, de guerras y datos curiosos luminosos y oscuros.

Hernán Cortés estaba obsesionado con hervir pulgas encontradas en América que despedían un rojo intenso no conocido en Europa.

Los mantos de las vírgenes y los reyes en los cuadros renacentistas son azules porque ese era el color más difícil de obtener cuando no existían químicos sintéticos.

Claude Monet y otros pintores del siglo XIX vivían obsesionados con encontrar la manera de que los colores no mutasen cuando se secaban. 

La obra "Meules" de Claude Monet, se vendió por más de 110 millones de dolares en 2019. EFE.

La obra «Meules» de Claude Monet, se vendió por más de 110 millones de dolares en 2019. EFE.

Todo esto lo sabe bien Alexander Theroux, autor de Los colores primarios, un volumen lleno de datos curiosos, poéticos, estrafalarios, editado por La Bestia Equilátera.

Theroux construye un recorrido cultural por la dimensión artística, literaria, botánica, cinematográfica y hasta emocional de cada color.

El libro de Theroux editado por La bestia equilátera.

El libro de Theroux editado por La bestia equilátera.

El amor es rojo, afirma. También la muerte, su contraparte. El rojo es el color de la Navidad, la sangre, el setter irlandés.

El azul puede ser un color melancólico, tal como el período azul de Picasso, el más lúgubre de su obra.

El autor de un libro para disfrutar con los cinco sentidos.

El autor de un libro para disfrutar con los cinco sentidos.

Wallace Stevens, por ejemplo, consideraba que era el amarillo el color de decadencia y disolución («ese pasto está amarillo y flaco»). Theroux también enumera cosas que a él le parecen amarillas: las tías solteras, las pastillas de goma, la timidez, la letra H.

Con datos encilopédicos y otros adorablemente caprichosos, Theroux nos invita a conocer la amplitud de historias de cada escala cromática. Una lectura fascinante para los cinco sentidos.