Qué declaró el jefe policial de mayor rango detenido por la muerte de Lucas González


Lucas González tenía 17 años
Lucas González tenía 17 años

La investigación por la muerte de Lucas González (17) avanza a paso firme. Tras el procesamiento de los principales responsables, las implicancias de efectivos de mayor rango detenidos, en un caso que se esparce como una mancha dentro de la Policía de la Ciudad, continúa dando sorpresas.

De este modo, el comisario de mayor jerarquía detenido aseguró que su función en la escena del hecho, en el barrio porteño de Barracas, fue “meramente administrativa”, al tiempo que se declaró “inocente” y dijo que no arriesgaría su trabajo por un hecho de esas características.

Se trata del comisario inspector Daniel Santana (52), quien tiene a su cargo las cuatro comisarías de la Comuna 4 y la Brigada de Investigaciones a la que pertenecían los tres policías detenidos: Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi están acusados del homicidio agravado de Lucas y la tentativa de homicidio de los tres amigos de la víctima.

Niego el hecho que se me imputa, soy inocente de todos los cargos”, dijo el jefe policial al comenzar su indagatoria, en la que recordó que el 17 de noviembre pasado, cuando murió Lucas, él estaba en una celebración por el Día de la Policía de la Ciudad y, a pedido de sus superiores fue al lugar, en función “meramente administrativa”.

Los tres policías acusados de homicidio
Los tres policías acusados de homicidio

Tras describir el escenario con el que se encontró y asegurar que no vio nada irregular en el tiempo en que permaneció allí, Santana agregó: “Si hubiera observado una situación de anormalidad en el lugar (…) si yo hubiese visto algo, lo hubiese denunciado. El lugar estaba a resguardo y perimetrado, ambos lugares. Además, estaba custodiado por personal policial”.

Yo no voy a arriesgar tantos años de trabajo, mi familia y cuestiones particulares por una cuestión como esta. Mi legajo es intachable”, agregó, tras lo cual dijo: “No comprendo esta situación, yo he ido a un lugar por una función administrativa en donde, desde que llegué hasta que me fui, no observé nada que llamara mi atención. De la misma forma que las cosas estaban cuando llegué, de la misma forma quedaron cuando me fui”.

Santana se desligó así de la adulteración de la escena del ataque llevada adelante con intenciones de aparentar un enfrentamiento armado y del hallazgo de un arma de cotillón “plantada” en el auto de las víctimas.

Además, comentó que antes de este hecho se estaba postulando para un ascenso a comisario mayor y se lamentó porque ahora, probablemente, sea pasado a disponibilidad.

Lucas viajaba junto a tres amigos que se habían ido a probar a Barracas Central
Lucas viajaba junto a tres amigos que se habían ido a probar a Barracas Central

El comisario inspector declaró mediante la plataforma Zoom ante el juez Martín del Viso y el fiscal Leonel Gómez Barbella, quienes también escucharon las ampliaciones de las indagatorias de otros dos policías detenidos, el oficial Ángel Arévalos y el oficial Jonathan Martínez, quienes días atrás se habían negado a declarar.

Qué dijeron

Arévalos y Martínez hablaron en consonancia sobre sus roles en la escena y las órdenes que acataron, como perimetrar el lugar, al tiempo que aseguraron que el operativo estaba a cargo de la Brigada y no de la Comisaría 4D, a la que ellos pertenecen.

Llegaron muchos móviles al lugar, lo que sí sé es que la mayoría eran de Brigada. Había mucho personal de civil, aproximadamente, por decir un número, entre 30 ó 40 personas vestidas de civil”, detalló Arévalo. El policía acusado dijo que se retiró del lugar minutos antes de las 14 porque tenía que ir al médico.

Una imagen clave en la causa
Una imagen clave en la causa

Por su parte, Martínez, también declaró sobre su función en el lugar y el contacto con los amigos de Lucas y familiares, que describió como cordial. Tras las indagatorias, tanto Santana como Arévalo y Martínez quedaron detenidos a la espera que se resuelva su situación procesal.

Sigue preso

Del mismo modo, el juez Del Viso rechazó este miércoles un pedido de excarcelación realizado por el comisario Rodolfo Ozán, detenido y acusado del encubrimiento del hecho. La resolución fue adoptada por el magistrado tras un dictamen del fiscal Gómez Barbella, quien se opuso también a la petición del jefe de la Comisaría 4A de la Policía de la Ciudad.

La defensa de Ozán fundamentó el pedido en que el imputado cuenta con arraigo, un empleo conocido y una familia a su cargo, al tiempo que destacó que estuvo a derecho desde el inicio, por lo que no existe riesgo de fuga.

El fiscal Gómez Barbella (Maximiliano Luna)
El fiscal Gómez Barbella (Maximiliano Luna)

Además, apeló a la existencia de medios tecnológicos, como las tobilleras, con las que el comisario podría estar bajo control en forma domiciliaria.

Por su parte, en su dictamen, el fiscal se opuso al pedido al sostener que la escala penal prevista para el conjunto de los delitos que se le atribuyen impediría que pueda acceder a la libertad anticipada, lo que puede conllevar un riesgo de fuga, al tiempo que dijo que resta producir material probatorio y anexar el resultado de varias diligencias.

También subrayó la necesidad de preservar a las víctimas y remarcó las medidas de seguridad que debieron adoptarse en lo que va de la instrucción de la causa a tal fin. Finalmente, mencionó el peligro de intimidación a los testigos debido al poder de mando de Ozán.

Por la muerte de Lucas hay 16 policías presos: tres están acusados de matarlo, el resto de diversas formas de encubrir el homicidio.

SEGUIR LEYENDO

El audio por el que detuvieron a dos comisarios por la muerte de Lucas González: “Hay que emprolijar esta cagada”
“Arbitraria, irracional e ilegal”: así calificó el juez la actuación de los policías presos por el homicidio de Lucas González
El informe final de la autopsia de Lucas González: encontraron una quemadura de cigarrillo en una de sus manos