significados, orígenes y símbolos de esta festividad pagana


Halloween, que se celebra en todo el mundo el 31 de octubre, se hace llamar el «Año Nuevo de las Brujas» y nos trae una simbología particularmente atractiva, sobre todo para los niños y adolescentes.

Calabazas, dulces, máscaras que buscan provocar miedo o adrenalina, maquillajes extremos, que representan sangre o estéticas parcas, ambientes cargados de bichos horrendos y amenazas que se transforman en risas.

Una festividad del hemisferio Norte que muchas culturas adoptaron por resonancia escorpiana, porque de este lado del ecuador estamos yendo hacia el verano.

Es arriba del Ecuador donde comienzan a ir hacia el invierno, la noche, y es el momento en el cual la naturaleza muestra su lado más oscuro y profundo: una vuelta hacia adentro, un frío espectral que conecta con otros mundos y nos remite a la muerte. Sincrónicamente con este momento cíclico natural, es una festividad de honra a los muertos y antepasados.

Halloween, que se celebra en todo el mundo el 31 de octubre, se hace llamar el "Año Nuevo de las Brujas". Foto ilustración: Shutterstock.

Halloween, que se celebra en todo el mundo el 31 de octubre, se hace llamar el «Año Nuevo de las Brujas». Foto ilustración: Shutterstock.

Halloween y el velo entre los mundos

La astróloga Beatriz Leveratto recupera sus orígenes y vincula esta festividad con el signo de Escorpio, aquel de la rueda que más intimidad tiene con las pulsiones más oscuras, los miedos y lo misterioso. «El tiempo de Halloween coincide con Escorpio. Su nombre se asocia a “all hallow’s eve”, que significa la víspera del día de todos los santos.»

«Se cree que el origen de esta festividad data de una antigua creencia celta que percibía a esta época del año como un tiempo particular donde la línea divisoria entre el mundo de los vivos y de los muertos se volvía mas permeable y permitía que los espíritus la atravesaran. Se consideraba un tiempo ideal para conectar con los seres queridos ya fallecidos.»

Para Sandra Román, periodista y autora del libro De Avalon a la Cruz del Sur, que reúne celebraciones, calendarios sagrados e información acerca de las diosas que fueron honradas en América del Sur, «La celebración de la muerte, como parte del ciclo vital, está presente en todas las culturas y tradiciones originarias del mundo.

Forma parte inevitable del calendario agrícola en la sucesión natural de las estaciones, ubicándose en el tiempo que media entre el otoño y el solsticio de invierno.»

«El tiempo de Halloween, o Samhain para los celtas, es cuando el velo entre los mundos se hace más fino y las almas de quienes partieron pueden traspasarlo para visitar a sus seres queridos. Hallo mass significa ´la noche de las ánimas´», agrega Román.

Calabazas, dulces, máscaras que buscan provocar miedo o adrenalina, maquillajes extremos, que representan sangre o estéticas parcas. Foto ilustración: Shutterstock.

Calabazas, dulces, máscaras que buscan provocar miedo o adrenalina, maquillajes extremos, que representan sangre o estéticas parcas. Foto ilustración: Shutterstock.

Muerte y sexualidad

Celebrar la muerte y la sexualidad (su renacimiento, con el calor, la post pandemia y la explosión primaveral) son dos hitos de esta época, no importa en qué franja del mundo nos encuentre.

Como toda festividad implantada, fue obra de la conquista cultural y religiosa, pero también encontró su resonancia en los pueblos de estas tierras.

El Día de Todas las Almas y el Día de Todos los Santos, es decir, el 1º de noviembre, se conservan intactos en provincias como Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Salta, en donde los pueblos originarios encontraron adecuado destinar un día a estas ceremonias especiales.

Símbolos y brujas

Si pensamos en el año nuevo de las brujas, su animal es el gato negro y sus talismanes el cuchillo en forma de hoz y el caldero. Este último representa el lugar donde se cocinan las hierbas naturales o brebajes para la curación -los venenos brujiles pertenecen al imaginario Disney, el caldero de la «bruja mala u oscura».​

El otro elemento que las identifica, es el sombrero en cono. Foto ilustración: Shutterstock.

El otro elemento que las identifica, es el sombrero en cono. Foto ilustración: Shutterstock.

La escoba representa esta capacidad de volar, de reemplazar la tarea doméstica patriarcal por el vuelo de la imaginación y la libertad.

El otro elemento que las identifica es el sombrero en cono. En el blog The Agla Word, la autora, que se identifica como bruja, narra: «Hace mucho tiempo, las brujas llevaban sombreros para recordar que todos somos tres partes de una misma cosa (…) cuerpo, mente y espíritu. El triángulo perfecto que sostiene el conocimiento de lo que somos y hacia dónde nos dirigimos. Esto te recordaba el peso que tiene en tu manera de pensar y crear”.

«Halloween es también un buen tiempo para aprender a morir, dejando ir todo lo que ya no nos sirve, todo lo falso y lo ilusorio que no nos permite avanzar e interfiere en nuestra vida», concluye Sandra Román.



Source link