torturó hasta matar a un cachorrito y lo subió a sus redes, pero un juez no se lo perdonó


Un hombre del sur de California que torturó a un cachorro de chihuahua con resultados fatales y publicó el video en internet fue sentenciado el lunes a cumplir una dura condena.

Ángel Ramos Corrales, de 19 años, fue sentenciado por la agresión ocurrida en febrero, en la que le fracturó el cráneo y las costillas a su cachorro de cuatro meses llamado Canelo, según un comunicado de la fiscalía federal.

«Las lesiones del perro le provocaban caer continuamente de cabeza, y Ramos Corrales grabó un video del cachorro herido y lo publicó en su cuenta de Instagram«, según el comunicado.

Angel Ramos Corrales, de 19 años, se drogó y no tuvo piedad con su perrito llamado Canelo y la Justicia le aplicó una dura condena.

Angel Ramos Corrales, de 19 años, se drogó y no tuvo piedad con su perrito llamado Canelo y la Justicia le aplicó una dura condena.

Ese mismo día, Ramos Corrales le cortó la garganta al perro, dejándole un corte de 5 centímetros (dos pulgadas), y publicó un video en Snapchat en el que se veía a Canelo tendido en el piso del baño mientras Ramos Corrales decía «soy un insensible» mientras pateaba al cachorro inconsciente, indicó la fiscalía.

El hombre, que vive en Riverside, fue detenido por la policía luego de varias denuncias de personas que vieron el video.

Los agentes encontraron a Ramos Corrales con manchas de sangre fresca en la ropa y heridas en las manos, además de que había salpicaduras de sangre en un baño y un dormitorio, según la denuncia penal.

Ramos Corrales dijo que el perro se había vuelto «temperamental» y lo había mordido, «lo que provocó que perdiera el control», de acuerdo con la denuncia.

«Ramos Corrales se llamó a sí mismo un ‘asesino a sangre fría’ y señaló que no podía evitar lastimar al perro», se indica en la denuncia. Por las heridas, el cachorro no logró sobrevivir.

Ramos Corrales le dijo a la policía que había fumado marihuana todo el día, de acuerdo con un documento presentado ante la corte en el que se indicó que también pudo haber consumido alcohol y metanfetamina.

El documento, en el que se establecía la postura de sentencia del gobierno, afirma que Ramos Corrales torturó al cachorro durante dos horas, «se deleitó despiadadamente al causarle heridas mortales a Canelo, no auxilió a Canelo en su sufrimiento y maldijo a Canelo mientras agonizaba».

El incidente fue investigado por el FBI con la ayuda del Departamento de Policía de Riverside. El caso fue remitido a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Riverside, quien, junto con la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos, determinó más tarde que los fiscales federales deberían presentar el caso.​ La condena que recibió Ramos Corrales fueron dos años de cárcel.

Mirá también

Mirá también



Source link