un jugador de Gimnasia de Chivilcoy atacó a un árbitro y lo corrió por toda la cancha



El mundo parece, por momentos, estar dado vuelta y situaciones inverosímiles se dan cada vez más seguido en el mundo del deporte. Un nuevo capítulo de los dislates se produjo este domingo en el Liga Provincial de Clubes de básquetbol. Un jugador intentó agredir a uno de los jueces. Lo corrió por todo el parquet hasta que el árbitro, de reflejos rápidos y piernas veloces, logró escapar. 

Todo ocurrió en el duelo entre Platense y Gimnasia de Chivilcoy, por la cuarta fecha de la segunda fase de la zona Sur, que se jugó en el gimnasio del club de la capital bonaerense. Con el marcador 53-46 para el local y con apenas 32 segundos disputados del último cuarto, José Luis Pappalardi volvió a la cancha con la clara intención de atacar al referí Andrés Álvarez.

¿Qué había pasado? El jugador había sido excluido por dos faltas antideportivas y, cuando los locales se aprestaban a tirar los tiros libres, volvió a la cancha hecho una tromba para hacer justicia por mano propia. El árbitro cuando vio que el gigante se le venía al humo, saltó un cartel sin publicidad y corrió hacia los camarines.

El jugador, totalmente fuera de eje, tropezó en su marcha al tiempo que algunos compañeros y espectadores intentaban frenarlo, pero el esfuerzo fue infructuoso y siguió camino a los vestuarios. Aparentemente, el juez terminó sano y salvo, pero fuera de la cancha. El partido se dio por terminado y los puntos quedaron en manos de Platense.

Se viene una dura sanción para Pappalardi.