Urgido por la escasez de reservas, Massa le mejora un 38% el dólar al campo



Apurado por el bajo nivel de reservas netas y antes de su viaje a Estados Unidos, Sergio Massa presentó el domingo a la noche un tipo de cambio diferencial para el sector agroexportador, por el que eleva el precio del dólar que reciben los productores sojeros a $200. De esta manera, el Gobierno busca contrarrestar el rojo alcanzado en agosto, cuando pese a la mejor liquidación del agro en los últimos 20 años, las reservas del BCRA cayeron más de US$ 1.500 millones.

Luego de largas negociaciones con el sector, Massa buscó dar una señal antes de sus reuniones con el Fondo Monetario y de su primera gira internacional desde que está al frente del Palacio de Hacienda: hizo el anuncio con su gabinete económico en pleno y con la presencia de los principales empresarios exportadores. En concreto, lo que se acordó es pagarle al productor como precio «de pizarra» $200 por dólar.

Esta mejora, cercana al 40%, actúa como compensación de las retenciones que actualmente los sojeros reciben: según explicaron fuentes de la Secretaría de Agricultura, el beneficio acordado no elimina las retenciones, por lo que no existe un costo fiscal para esta medida, pero si mejora el precio final que el productor recibe por sus ventas: estiman que por tonelada, el precio se elevaría desde los $52.000 que se le paga actualmente hasta los $76.000.

Se publicará en las próximas horas en el Boletín Oficial un Decreto de Necesidad y Urgencia. Con esta medida «de adhesión voluntaria» que estará disponible desde este lunes hasta el 30 de este mes, el Gobierno busca que las liquidaciones del agro alcancen los US$ 5.000 millones en septiembre.  

Es una apuesta ambiciosa: si se lograra esta meta, se alcanzaría el ingreso de agro dólares más alto de la historia. Sin embargo, entre los presentes había relativo optimismo. Como señal, para las primeras tres ruedas de esta semana está comprometido el ingreso de unos US$ 1.000 millones de dólares.

Para esto, el Banco Central instrumentó una «rueda especial», a la que unicamente podrán acceder productores del complejo sojero. A pesar de los reclamos del sector, que pedían que este beneficio se extienda a otros productos del agro, como el maíz y el trigo, Massa explicó que sólo se aplicará los exportadores de soja, desde porotos hasta harina, aceite, pellets y otros derivados, ya que el 98% de estos son exportables y este incremento no afectaría los precios en el mercado doméstico.

A diferencia de los mecanismos anteriores implementados por el Gobierno que no tuvieron el efecto deseado, Massa destacó que la operatoria será esta vez «sencilla» para el productor, que deberá  mirar el precio de pizarra en la Bolsa de Rosario  para cobrar en su cuenta y elegir usar los recursos para comprar insumos o usar la cuenta especial creada para esta liquidación chacarero o cuenta dolar linked. 

«El productor se va a encontrar con retenciones cero, respecto al precio que recibía en el Mercado Único Libre de Cambios. De esta manera, esta política tendrá más incidencia en exportaciones y menor impacto en el mercado local», aseguró Massa. 

El costo de elevar momentáneamente el precio del dólar para el agro será de $600.000 millones, que serán puestos en la calle vía emisión del Banco Central. Sin embargo, aseguraron que este mecanismo no tendrá «impacto monetario», ya que el organismo que preside Miguel Pesce trabaja en medidas especiales para lograr la esterilización de ese excedente de pesos. 

Como en la práctica las retenciones no se eliminan, el Gobierno espera recaudar unos $200.000 millones extras. Con el incremental respecto a las exportaciones que se hubiesen obtenido sin estas mejoras para el agro, el proyecto estima crear dos fondos especiales para ayudar a las economías regionales y a los sectores más vulnerables, vía Anses.

Massa destacó que pese a que durante las intensas negociaciones de los últimos días se vivieron momentos tensos con el sector, «el campo es el motor de la economía». En ese sentido, reconoció que si bien su gobierno está en tratativas con otros sectores de la economía, como la minería, para que eleven el nivel de exportaciones, el acuerdo sellado con el agro «surge de una propuesta muy agresiva» del sector.

Luego de los anuncios, los empresarios que asistieron en primera línea se mostraron cautelosos pero confiados que el monto acordado podrá cumplirse. El presidente de la Cámara de Industrias Aceiteras y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras dijo: “la decisión de venta de soja está siempre en manos del productor, y será él quien decida cuándo vender, entendiendo que en esta oportunidad el tipo de cambio va a durar únicamente hasta fin de mes”.