así funciona la compra y venta de drogas en la aplicación de chat


Clarín Docs hizo un relevo por distintos barrios. Cómo se evaden controles y qué se puede comprar.

Telegram es una de las aplicaciones de chat más populares del mundo. A diferencia de WhatsApp, permite tener un usuario sin estar vinculado a un número de teléfono: por esta razón, es un terreno fértil para las actividades ilícitas, en especial la compra y venta de droga.

Según el informe producido por Clarín Docs, los delitos crecieron en Telegram un 350% más en los últimos dos años.

A partir de una recorrida por barrios en la capital como Balvanera, hasta zonas de Provincia de Buenos Aires como San Justo, compradores cuentan cómo funciona el sistema, contextualizado por el testimonio de expertos en seguridad informática y narcotráfico.

Telegram funciona así como el epicentro de una cantidad de actividades ilícitas que no solo se agotan en la venta de drogas, sino que también están vinculadas a la piratería, el tráfico ilegal de bienes prohibidos y hasta la compra y venta de datos personales, como de tarjetas de crédito.

Telegram, una aplicación pionera en mensajería

Telegram fue fundada por Pavel Durov, quien se mantiene activo desde la aplicación. Foto AFP


Telegram fue fundada por Pavel Durov, quien se mantiene activo desde la aplicación. Foto AFP

Telegram es una aplicación segura y esto es uno de sus principales argumentos en contra de Whatsapp. Y si bien esto quedó como algo viejo (ya que el chat de Meta también viene con cifrado), Telegram emplea un cifrado en base al protocolo MTProto (Mobile Transport Protocol). Según la aplicación, este tipo de cifrado protege de manera segura las conversaciones, más que su competencia.

De hecho, el usuario cuenta con una función que permite que el cifrado de los mensajes sea de extremo a extremo. Se trata de los “chats secretos”. Para enviar un mensaje que nadie más podrá leer, debes abrir Telegram y buscar el contacto con el que quieres hablar.

Sin embargo, es este tipo de cifrado el que los delincuentes aprovechan para quedar en el anonimato, junto con la posibilidad de no usar número de teléfono y solo un usuario: es más difícil rastrearlos.

Venta libre de drogas en la app de mensajería.


Venta libre de drogas en la app de mensajería.

Como se advierte en Clarín Docs, sin embargo, la tecnología también resulta una dificultad para los delincuentes: ellos mismos tienen que evadir los controles que se pueden hacer a partir de la actividad de estos chats.

Telegram guarda además un respaldo de los chats en sus servidores, algo que Signal, otra competidora, no hace en pos de garantizar privacidad 100%.

Llegado el caso, la Policía podría pedir esos chats a la aplicación, aunque según cuentan fiscales y expertos legales, es un proceso difícil.

Mientras tanto, la droga se sigue comprando y vendiendo en Telegram casi como en cualquier otro sitio de ecommerce.

SL

Mirá también