Bill Gates se suma a la carrera espacial a pesar de sus críticas a Jeff Bezos y Elon Musk


El cofundador de Microsoft, Bill Gates, fue muy duro con sus pares multimillonarios Elon Musk y Jeff Bezos, las dos personas más ricas del mundo. A pesar de sus críticas a sus viajes espaciales, bajo la idea de que “no se entiende en qué ayudan a la humanidad”, ahora el creador de Windows decidió dar el salto: su empresa de tecnología limpia Breakthrough Energy Ventures invirtió en la compañía espacial privada Stoke Space.

Su proyecto tiene una pata ecologista, sin embargo. Stoke Space tiene como objetivo construir cohetes que sean 100 por ciento reutilizables, lo que significa que tanto las etapas del cohete como sus motores asociados, así como los conos de la punta del cohete, se pueden usar varias veces.

En un comunicado de prensa, el director de inversiones de Breakthrough Energy Ventures, Carmichael Roberts, explica el propósito de su inversión en la industria espacial:

“No hay mejor manera de ver la Tierra y la complejidad de sus desafíos climáticos que mirar el globo entero desde el espacio. Imagine poder detectar incendios forestales en cualquier país en minutos, identificando las emisiones de metano de petróleo y gas en tiempo real para su remediación, o verificando las reservas de carbono a nivel mundial para habilitar mercados de compensación de carbono a gran escala. Estas son solo algunas de las oportunidades de gran alcance que puede brindar un mayor acceso al espacio a través de la tecnología satelital avanzada «.

Breakthrough Energy Ventures ahora invertirá 65 millones de dólares en Stoke Space. Inicialmente, la compañía planea desarrollar cohetes reutilizables que podrán lanzar satélites.

La idea de la compañía es, en algún momento de 2022, comenzar a probar sus cohetes, pero cuando estos puedan llegar al espacio, todavía no hay información al respecto.

Las tecnologías de Stoke Space

Segunda fase reutilizable del cohete de Stoke Space. Foto Stoke Space

Segunda fase reutilizable del cohete de Stoke Space. Foto Stoke Space

La empresa basada en Seattle, Washington, donde se encuentran las oficinas centrales de Microsoft. Si bien no detalló demasiada información técnica sobre estas dos tecnologías que le pueden dar una ventaja sobre el resto de competidores en la nueva carrera espacial, se sabe que una de ellas tiene que ver con los motores.

Stoke Space explicó que son motores más potentes y eficientes que los de la competencia: “Será de lejos el motor de cohete con mayor rendimiento de todos los lanzadores pequeños”, explicó su cofundador, Andy Lapsa.

Bill Gates, fundador de Microsoft.

Bill Gates, fundador de Microsoft.

El segundo punto clave es el escudo térmico que hace de protección de la segunda fase del cohete en su reentrada en la Tierra. El SpaceX Starship utiliza azulejos de cerámica para absorber el calor que ocasiona la fricción atmosférica en la reentrada y evitar que destruya el casco de acero de la nave.

Y ahí es donde Bill Gates apuesta por otra tecnología: Stoke Space afirma que no usará este sistema. Los azulejos de cerámica, asegura, son demasiado frágiles. Según Lapsa, “resolver ese problema fue esencial en nuestros primeros días y, francamente, si no hubiéramos tenido una idea que pensáramos era factible, probablemente no hubiéramos comenzado esta compañía”.

Mientras tanto, la carrera espacial parece más viva que nunca, aunque Musk anunciara que SpaceX estaba en peligro de quiebra por el desastre del desarrollo de los nuevos motores Raptor.

SL