Boludle, la versión argentina de Wordle con palabras del lunfardo


El juego furor en internet Wordle, ese mismo que Josh Wardle creó a fines del 2021 para que su novia se divirtiera durante la pandemia y que rapidamente juntó un millón de usuarios, tiene su versión argentina.

Boludle se asemeja visualmente al popular juego online, aunque le da un toque autóctono al sumar palabras del lunfardo, como «cheto», «bardo», «morfi» o «garca». Su software de código abierto habilita, también, su implementación con otras temáticas.

Como Wordle, este juego argentino indica si acertamos a la ubicación de una letra marcando el casillero en verde; si esa letra está en la palabra, pero en otra ubicación, pintando el casillero de amarillo; o usando el color gris si la letra no corresponde a la palabra del día.

Al compartir la mecánica del rompecabezas original habrá que adivinar la palabra clave, de 5 letras, en solo seis intentos.

Boludle tiene 10863 palabras en su diccionario, entre las que destacan las del lunfardo nacional.

Boludle tiene 10863 palabras en su diccionario, entre las que destacan las del lunfardo nacional.

Al igual que el pasatiempo creado por Josh Wardle, el sitio de Boludle se actualiza una vez al día, es gratis y tiene una interfaz minimalista.

Y apuesta a la viralización en Twitter para difundir su presencia: es posible compartir nuestro éxito para adivinar la palabra del día mostrando el dibujo que forman los aciertos de cada intento, pero sin develar la palabra en cuestión.

El juego viral que compró New York Times

Wordle, el juego online creado por Josh Wardle. Foto: AFP.

Wordle, el juego online creado por Josh Wardle. Foto: AFP.

Wordle es el juego que se puso de moda desde que, en octubre de 2021. Josh Wardle, su creador, hizo público este divertimento que creó para su novia durante la cuarentena.

“El año pasado, mi pareja y yo nos aficionamos a los crucigramas y a los juegos de palabras, y quería un juego al que pudiéramos jugar cada mañana como parte de nuestra rutina”, explicó Wardle a principios de este año, cuando el juego se viralizó.

Para Wardle, que el desafío sea diario (es una palabra por día y ya), que sea breve y que no tenga publicidad es parte de la clave de su éxito.

En esa oportunidad, lo compartió con su familia en WhatsApp antes de abrirlo al público y el resultado fue todo un éxito: en enero ya tenía 300.000 usuarios diarios.

Ese furor que generó en redes sociales llamó la atención del prestigioso diario New York Times que pagó 1.000.000 de dólares con el objetivo de aumentar sus suscriptores. 

Antes de la aparición de Boludle, el colombiano Daniel Rodríguez se encargó de crear la primera versión integramente en español, una alternativa para amantes de la geografía y una versión en la que se compite contra otras personas en tiempo real.

Lo mismo pasó con los clones: juegos que surgieron con leves modificaciones del original, pero con el mismo espíritu.

Letterle, el clon de Wordle que se juega desde la PC.

Letterle, el clon de Wordle que se juega desde la PC.

Las variantes van desde copias directas (a menudo sin el límite de un juego por día de Wordle y con opciones de dificultad adicionales) hasta versiones en otros idiomas , incluidos el chino mandarín. También están las versiones temáticas, que incluyen insultos, cultura queer y hasta con elementos de Pokémon.

También hay opciones verdaderamente extrañas, como Letterle , que te pide que adivines una sola letra; Absurdle, que se describe a sí mismo como «Adversarial Wordle» , y word.rodeo que te permite crear desafíos personalizados para un amigo.

En tanto, Numble desafía a los jugadores a realizar ingeniería inversa de una ecuación matemática, y Quordle , donde podés probarte en cuatro juegos de Wordle a la vez. Play Four, de Merriam-Webster, es un giro en los minicrucigramas que ofrece una solución diaria. 

SL