¿Cierra Twitter? Cómo funciona Mastodon, la red social a la que ya migraron más de 150 mil usuarios


«Toots» en lugar de tuits, sin publicidad y «descentralizada»: qué significa todo esto y cómo hacerse una cuenta.

La llegada de Elon Musk a Twitter marcó un verdadero torbellino en la red social más usada por políticos, periodistas y personalidades influyentes. A partir de la renuncia de más de 100 empleados y los cambios que introdujo el multimillonario, muchos se preguntaron si se puede migrar a otra plataforma. Y la respuesta es sí: una de ellas es Mastodon.

Despidos masivos, abandono de directivos, retirada de anunciantes, erráticas decisiones sobre la verificación de usuarios o tuits de Musk con mensajes en tono “troll” hicieron que estos días muchos desconfiaran del futuro de Twitter.

De esta manera, aparecieron muchos a recordar que existen alternativas, aunque es cierto que el espacio en la esfera pública que tiene la red social del pajarito no lo tiene absolutamente nadie.

Pero sin dudas la sucesora natural podría ser Mastodon, que sumó cerca de 170 mil usuarios en 24 horas, se plantea como una alternativa sin publicidad y con una experiencia más limpia.

Incluso algunos actores sociales como autoridades europeas aprovecharon para echarle tierra a Twitter y recordar alternativas como esta: «Encuentro interesante cómo estos eventos (en Twitter) han despertado en muchas personas la curiosidad sobre otros servicios que pueden ser potencialmente utilizados» en su lugar, consideró consideró este viernes la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Qué es y cómo funciona Mastodon

Mastodon creció en usuarios. Foto Mastodon


Mastodon creció en usuarios. Foto Mastodon

En 2017, cuando Twitter todavía estaba relativamente alto y no mostraba signos de desaceleración o de sufrir una implosión provocada por multimillonarios, muchos comenzaron a mirar seriamente a Mastodon.

Se trata de la alternativa más obvia a Twitter, la cual dice que ha triplicado sus usuarios en las últimas semanas y, según su fundador, Eugen Rochko, tiene más de un millón de usuarios activos mensuales.

Es un servicio de microblogging -concepto que inventó Twitter- de código abierto y ampliamente distribuido que deja por fuera al algoritmo de recomendaciones que para muchos era uno de los problemas de Twitter.

Además, se plantea como una red social más “pura”, donde está más regulada la incitación al odio y los contenidos están mejor curados.

Mastodon funciona de forma similar a Twitter, se pueden escribir mensajes, llamados “toots”, compartirlos, contestar o dar “me gusta”, entre otras funciones.

Sin embargo, no hay un único Mastodon único, sino que está descentralizado en “instancias” o servidores, cualquiera puede decidir montar o alquilar un servidor y abrir una instancia por área geográfica o sobre un tema determinado. Esto es lo que puede tornar al sistema un poco confuso.

Cómo crear una cuenta

Crear cuenta. Foto Mastodon


Crear cuenta. Foto Mastodon

El nuevo usuario debe elegir en qué servidor se registra y entre esos pequeños mastodon puede haber comunicación.

Esta descentralización lo hace muy potente, pero para determinadas personas puede ser complicado, así como buscar a alguien en concreto por el tipo de identificación que se usa.

Cada servidor tiene su propia política de uso, algunos son extremadamente respetuosos con la privacidad, pero hay que asegurarse bien en cuál se está entrando.

Para crear una cuenta es tan simple como ir a mastodon.social y elegir la opción “Crear cuenta”, para luego seguir los tradicionales pasos de un alta de usuario en una red social.

La crítica situación de Twitter

conulsión en las oficinas de Twitter. Foto aFP


conulsión en las oficinas de Twitter. Foto aFP

Luego de que el nuevo dueño de la compañía haya puesto un ultimátum sobre la adhesión a un “reseteo cultural” de la empresa, más de 100 empleados dejaron la compañía: comenzaron a postear despedidas en Slack, el chat de la compañía, e incluso emojis de despedidas en redes sociales.

La nueva purga de las filas de Twitter se produce después de que Musk despidió recientemente a decenas de empleados que lo criticaron o se burlaron de él en tuits y mensajes internos. Musk luego fijó una fecha límite este jueves para que todos los empleados respondan «sí» en un formulario de Google sobre si querían quedarse en lo que Musk llama «Twitter 2.0».

De lo contrario, hoy sería el último día de trabajo y recibirían una indemnización por despido. Después de que llegó la fecha límite, cientos de empleados rápidamente comenzaron a publicar mensajes de despedida y emojis de saludo en Slack de Twitter, anunciando que habían dicho no al ultimátum de Musk.

Las últimas dos semanas fueron un torbellino para la compañía: cambios en la suscripción a Twitter Blue (que implicaban perder el tilde de verificación para las cuentas que ya lo tienen si no pagan 8 dólares por mes), nuevas certificaciones de “oficial” para cuentas legítimas, despidos, cruces constantes de Musk con empleados en la red social y más.

Twitter tenía aproximadamente 2900 empleados restantes antes de la fecha límite del jueves, gracias a que Musk despidió a aproximadamente la mitad de la fuerza laboral de 7500 personas cuando asumió el cargo y las renuncias que siguieron.

Los empleados de Twitter restantes y salientes le dijeron al medio especializado The Verge que, dada la magnitud de las renuncias de esta semana, esperan que la plataforma comience a colapsar pronto. Uno dice que han visto a “ingenieros legendarios” y otros miran hacia arriba para irse uno a uno.

Mirá también