Cómo bloquear un celular robado


Todo lo que hay que saber sobre cómo bloquear un teléfono robado y así evitar que se haga uso del aparato y sus datos.

En los últimos tiempos, el hurto o robo de celulares se ha convertido en el delito número uno en las grandes ciudades.

Los arrebatadores y «descuidistas» están por todas partes y por más precauciones que la gente tome, es probable que a muchos les quiten su smartphone.

Entonces, hay que actuar con rapidez para evitar que los delincuentes puedan venderlo en el «mercado negro» o utilicen los datos personales contenidos en el teléfono. Todo lo que hay que saber sobre cómo bloquear un teléfono robado.

Cómo bloquear un celular robado

Para ganar seguridad lo ideal es proteger el celular con un PIN que tenga ocho caracteres alfanuméricos y complementarlo con una medida biométrica. Foto: Pexels.


Para ganar seguridad lo ideal es proteger el celular con un PIN que tenga ocho caracteres alfanuméricos y complementarlo con una medida biométrica. Foto: Pexels.

Por supuesto, siempre es mejor prevenir que curar. Por eso, hay que proteger el smartphone con un PIN que tenga ocho caracteres alfanuméricos difíciles de adivinar y complementarlo con una medida biométrica (reconocimiento de rostro o huella digital).

Pero si, pese a todo, el teléfono cayó en manos ajenas, hay que actuar con rapidez, porque los ladrones enseguida lo apagan, le quitan la tarjeta SIM y lo llevan a un lugar a resguardo de conexiones inalámbricas.

La manera más sencilla de bloquear el smartphone consiste en marcar *910 desde cualquier otro teléfono, ya sea móvil o fijo. Esto permite dar de baja la línea y bloquear el aparato robado. En caso de recuperarlo, podrá habilitarse nuevamente y, en caso de comprar uno nuevo, podrá ser utilizado con el mismo número. Para ello, hay que comunicarse con la compañía que administra la línea, que indicará los pasos a seguir.

Ante un robo de celular, hay que cambiar cuanto antes las contraseñas de las redes sociales para que los delincuentes no puedan ingresar a ellas. Foto: ARUN SANKAR/ AFP.


Ante un robo de celular, hay que cambiar cuanto antes las contraseñas de las redes sociales para que los delincuentes no puedan ingresar a ellas. Foto: ARUN SANKAR/ AFP.

Para ubicar un dispositivo con sistema operativo Android hay que googlear Find My Device. En este sitio aparecerá la ubicación casi exacta del dispositivo y tres opciones: Reproducir sonido (hará sonar el teléfono durante cinco minutos); proteger dispositivo (bloquea el móvil) y borrar datos del dispositivo. También existe una app, Encontrar mi móvil, con las mismas funciones, que puede descargarse desde Play Store.

Importante: para que la localización funcione, hay que tenerla activada en el móvil. Para ello, ir a Configuración, Seguridad y Encontrar mi dispositivo.

Para los teléfonos con sistema iOS, los iPhone, hay que ir al sitio Find My Phone. Entre otras opciones, como la localización, figura el Bloqueo de activación que funciona en cuanto se activa la app Encontrar tu dispositivo, que, desde 2019, funciona aunque esté desconectado de una red Wi-Fi.

Para los teléfonos con sistema iOS, los iPhone, hay que ir al sitio Find My Phone y bloquearlo cuanto antes. Foto: Pexels.


Para los teléfonos con sistema iOS, los iPhone, hay que ir al sitio Find My Phone y bloquearlo cuanto antes. Foto: Pexels.

Otra cuestión a destacar consiste en desvincular al teléfono robado de las cuentas asociadas al mismo, como el correo electrónico. En el caso de Gmail, ir a Gestionar tu cuenta de Google y Seguridad para desligar el dispositivo robado.

En cuanto a las redes sociales, habrá que cambiar las contraseñas cuanto antes para que los delincuentes no puedan ingresar a ellas desde el smartphone. En este caso, la habilitación de un segundo factor de autenticación (como un mensaje SMS) puede ser de utilidad, ya que solo podrá ingresar a la cuenta la persona que tenga acceso al móvil, y si este ha sido bloqueado, resultará imposible.