cómo funcionan y cuánto cuestan las pruebas que revelan el origen de tus antepasados


Los rasgos de una persona y su predisposición a padecer determinadas enfermedades están escritos en la tabla genética de cada individuo. Y aunque esta información es extremadamente compleja de analizar e interpretar, desde hace un tiempo se comercializan kits que componen un mapa genealógico y brindan datos sobre el metabolismo corporal.

Las pruebas de ADN sirven para detectar similitudes entre las personas mediante la comparación de muestras biológicas, afín de establecer, como el test de paternidad, si existen lazos sanguíneos. El grado de exactitud es muy elevado y los resultados son altamente precisos.

Los gigantes del sector como Ancestry.com, MyHeritage y FamilyTreeDNA promocionan sus servicios en línea, publican los resultados a través del sitio web y hasta ofrecen tutoriales sobre cómo buscar parientes en directorios telefónicos o publicar resultados en medios sociales.

A nivel local hay varias firmas que ofrecen este servicio de genotipo como es el caso de BitGenia (desde $ 18.000), EasyDNA (desde US$ 150) y Genera Lab, cuyo precio es el más accesible: $ 11.999 para la versión completa y $ 7.979 sólo por el de linaje.

Las claves para hallar la ruta genealógica. Foto  Ancestry.com

Las claves para hallar la ruta genealógica. Foto Ancestry.com

Para bucear en el pasado, el test de ancestralidad ofrece una hoja de ruta sobre el camino recorrido por las familias paternas y maternas desde el primer descendiente, a través del análisis de ADN mitocondrial y del cromosoma Y.

En esta cadena de sangre, el cromosoma Y de un individuo suele ser idéntico al de su padre, su abuelo paterno, el padre de ese abuelo y así sucesivamente. Aunque a lo largo de generaciones, estos genes puede sufrir ligeras mutaciones, volviéndose diferente de los antepasados.

“Uno de los objetivos de quienes se someten a la prueba de ascendencia es averiguar de qué regiones del mundo proceden sus antepasados. Las motivaciones pueden ser muchas, y van desde la simple curiosidad hasta el deseo de buscar registros históricos o planificar un viaje. Por lo tanto, cuanto más precisos sean estos resultados, mejor”, explica Ricardo di Lazzaro Filho, CEO de Genera.

Qué son los tests de ancestralidad

La caja con el instructivo para iniciar el procedimiento. Foto BitGenia.

La caja con el instructivo para iniciar el procedimiento. Foto BitGenia.

El análisis del ADN se basa en una muestra de saliva. La toma, que la practica el propio interesado, es fácil e indolora y dura menos de 3 minutos. Para ello se deben frotar dos hisopos en el interior de la boca. Las instrucciones completas se encuentran dentro del kit. Después de completar el proceso, se deben enviar las muestras por correo.

De esta forma, se extrae el ADN que luego insertan en su base de datos para compararlos con el genoma de otros clientes que hayan pagado por el mismo servicio y así establecen similitudes y las diferencias y pueden realizar un mapa étnico.

“Desde que las muestras ingresan al laboratorio, los resultados se pueden obtener en un plazo de 40 días hábiles. La información es confidencial, con acceso exclusivo del cliente. Sólo con su consentimiento previo se habilitan los datos de contacto en la plataforma de búsqueda de parientes. En el caso de que no se autorice aparecer en la plataforma, ninguno de los datos será revelado”, indica Lazzaro Filho.

La mayoría de estas firmas biotecnológicas ofrecen una serie de paneles con diferentes combinaciones, de forma que puedan optar por estudiar la presencia o falta de marcadores específicos o que pueda detectar una mayor predisposición a sufrir determinadas enfermedades.

“El código de ADN incluye información clave sobre la salud y las predisposiciones a enfermedades genéticas. El panel al que tiene acceso el cliente analiza 20 variantes asociadas con el desarrollo de patologías como infarto, Parkinson y cáncer. Con los resultados y siempre con la ayuda de un profesional especializado, se podrá planificar mejor el futuro”, señala Filho.

En sus laboratorios, las compañías estudian la presencia de diferentes marcadores. Foto Genera Lab

En sus laboratorios, las compañías estudian la presencia de diferentes marcadores. Foto Genera Lab

Aunque estos mapeos genéticos no constituyen un diagnóstico médico y tampoco deben utilizarse para la adopción de prácticas sin el asesoramiento de profesionales, el usuario accede a información clave de su propio metabolismo que puede servir para mejorar su calidad de vida.

Otro dato que no hay que perder de vista es que las condiciones ambientales, los factores socioeconómicos y el estilo de vida tienen gran relevancia en la salud. Por ende, la información genética no es definitiva y solo debería servir para cambiar hábitos que pudieran ser perjudiciales.

A su vez, muchos expertos ponen en tela de juicio la veracidad de esta información. La principal crítica apunta a que, este tipo de test, no compara el ADN con quienes vivieron en el pasado sino con personas que están en la base de datos de la compañía. Así que, la lectura puede tener resultados diferentes según la firma que lo efectúe.

Qué es el ADN

Representación artística de la estructura de doble hélice del ADN, clave de la herencia.

Representación artística de la estructura de doble hélice del ADN, clave de la herencia.

El ADN o ácido desoxirribonucleico, es el material que contiene la información hereditaria en los humanos y casi todos los demás organismos. Esta molécula compleja se produce en todas las células del cuerpo y cada hebra de ADN contienen información en forma de un código, que determina los rasgos y características individuales de cada persona.

Una de sus propiedades más notables es que puede replicarse o hacer copias de sí mismo. Cada hebra de ADN, en la doble hélice, puede servir como patrón para duplicar la secuencia de bases.

Esto es clave cuando las células se dividen, porque cada una necesita mantener una copia exacta del ADN presente en la célula antigua.

SL