Cómo proteger tus contraseñas y datos personales: seis consejos


El robo de datos es uno de los grandes flagelos de Internet. Los criminales sobrevuelan los sistemas en busca de alguna vulnerabilidad que les permitan obtener una ganancia fácil y con bajo riesgo. A partir del resonante caso de Mercadolibre, que reconoció que detectaron accesos no autorizados a cerca de 300 mil cuentas, hay que estar atentos para no caer en estafas y posibles oportunistas que están al acecho.

A nivel global, el 10% de los usuarios son víctimas entre 1 y 2 veces al año del robo de datos personales, un 14% fué víctima ya muchas veces y un 76% nunca ha sufrido un ataque, según datos de Kaspersky.

Los principales focos de contagio provienen de Internet y el correo electrónico, consideradas como las principales fuentes de robo de información personal, capaces de comprometer desde la privacidad, la identidad y ocasionar pérdidas económicas.

Para ejecutar el fraude, los cibercriminales recopilan en las redes sociales fotos que les permiten crear perfiles falsos e, incluso, usan como referencia los mensajes públicos de las víctimas para hacerse pasar por ellos. Este tipo de ataques también aprovecha la fuga de datos para recopilar información de sus próximos objetivos.

Consejos y recomendaciones. Foto Reuters

Consejos y recomendaciones. Foto Reuters

A modo de recomendación, cuáles son los cinco principales aspectos que uno puede fortalecer para no caer en la trampa de los delincuentes.

Las claves

Aunque algunas cuentas de correo y muchas redes sociales suelen aceptar contraseñas desde 6 caracteres, lo indicado es utilizar passwords de una longitud de al menos 10 caracteres que combine letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales.

Un ciberatacante, a través de un software, puede descifrar contraseñas cortas hasta en 30 segundos. Por lo tanto, cuanto más larga más difícil será vulnerar la seguridad.

Extorsiones

El ransomware es un tipo de virus que busca información valiosa del usuario (como documentos, tablas, imágenes y bases de datos) y cifra todo lo que encuentra y bloquea los archivos.

Hackers - ciberseguridad - ransomware - seguridad informática. Foto: Shutterstock

Hackers – ciberseguridad – ransomware – seguridad informática. Foto: Shutterstock

Si la máquina fue infectada, antes de pagar el rescate, ingresar al servicio Crypto Sheriff para averiguar cuál es el malware. Es posible que ya exista un descifrador activo, en cuyo caso se lo puede utilizar para recuperar los datos sin gastar dinero.

Datos peligrosos

No siempre es recomendable utilizar una cuenta verdadera en una plataforma que puede no ser segura. Hay sitios webs que pueden estar controlados por ciberdelincuentes con el único objetivo de robar los datos. Por tanto, evitar suministrar información personal en sitios que no sean fiables. Lo mejor es consultar información al respecto antes de confiar.

Almacenado

Con la intención de facilitar los ingresos, algunos navegadores ofrecen la posibilidad de recordar la contraseña y las llaves de acceso a los diferentes servicios. Y si bien es muy cómodo, los expertos señalan que es una práctica que se debería evitar en lo posible, debido a que los navegadores pueden ser el objetivo de los cibercriminales para hacerse de las cuentas.

Nunca guardar las claves en el navegador. Foto: Shutterstock

Nunca guardar las claves en el navegador. Foto: Shutterstock

Si por alguna razón un atacante ingresa a la computadora, lo primero que va a buscar son las cookies de navegación y a través de ellas puede obtener todas tus contraseñas.

Al día

Muchos de los ataques se deben a que el sistema no cuenta con las últimas actualizaciones de seguridad. Son muchas las ocasiones en las que surgen vulnerabilidades que son explotadas por los piratas informáticos. Es necesario utilizar todas actualizaciones disponibles y así corregir esos fallos para evitar ataques.

Phishing

Muchas veces los delincuentes aprovechan incidentes de ciberseguridad en las empresas para pedirles a los clientes que cambien sus claves.

Si bien es una buena práctica modificar contraseñas cuando se conoce algún incidente público (como el de Ualá o el de Mercado Libre), hay que evitar caer en esos mails fraudulentos que confeccionan los delincuentes.

Siempre que se cambia una clave: hacerlo desde la aplicación o web nativa. Nunca desde un link en un correo electrónico o redes sociales.