Cómo saber qué correos electrónicos te espían en silencio


En la actualidad solemos recibir todo tipo de correos electrónicos a la casilla de Gmail o Outlook. Desde las ofertas del supermercado, el gimnasio, notificaciones de nuestras redes sociales e incluso de tiendas online en las que, en algún momento de nuestra vida, nos registramos para comprar un producto. Todos esos mensajes quieren saber si son abiertos y leídos o si, por el contrario, ignorados.

Esta información es muy valiosa para las empresas, para los especialistas en marketing y los redactores de boletines, ya que resultan claves a la hora de analizar o comprender a su audiencia.

Para ello, las empresas emplean una herramienta que se llama píxel de seguimiento, que va incrustada en alguna parte del correo que recibimos. Esta es la forma más común que tienen la empresas de saber si el mensaje fue abierto o no.

El píxel de seguimiento funciona de manera que, cuando se carga la imagen en la que está incrustado, este avisa a la empresa, y solo puede llegar a cargarse cuando el correo es abierto.

Facebook popularizó su píxel de seguimiento para medir el rendimiento de los anuncios publicitarios.Foto: REUTERS

Facebook popularizó su píxel de seguimiento para medir el rendimiento de los anuncios publicitarios.Foto: REUTERS

Parece ser que es una práctica sencilla que lleva muchos años empleándose en comunicación vía email. Además, estos píxeles también aportan otros datos información como día y hora de la apertura del correo y la ubicación del dispositivo en ese momento.

Con esta herramienta, las empresas pueden ver qué informaciones funcionan mejor, qué interesa más a su lista de contactos y cómo crear los mensajes para que calen mejor en la audiencia.

También es una manera de comprobar el rendimiento de su inversión publicitaria. Por otro lado, puede resultar desconcertante que nuestra bandeja de entrada sean un montón de ojos esperando para ser abiertos.

En las redes sociales, por ejemplo, el píxel de Facebook es un código que se puede colocar en tu sitio web y funciona como una herramienta de análisis. Este código permite recolectar información para darle seguimiento a conversiones de Facebook Ads, optimizar anuncios publicitarios, construir audiencias segmentadas y volver a dirigirte al público que ya ha realizado alguna acción en el sitio web.

Cómo prevenirse de los píxeles de seguimiento

Probablemente la mejor manera de evitar que esto ocurra es cambiando la configuración para que las imágenes de los correos que recibes no se carguen de manera predeterminada dentro de tu aplicación de correo electrónico. Visualmente, los mensajes no serán lo mismo, pero tu privacidad estará protegida.

En Gmail, podrás cambiarlo desde Ver todas las configuraciones, General, dentro selecciona Imágenes y por último, clica en Preguntar antes de mostrar imágenes externas.

Si estás utilizando Outlook u otro cliente de correo electrónico de terceros en una computadora de escritorio o dispositivo móvil, también podrás habilitar esta configuración, que generalmente se encuentra dentro de la configuración de la aplicación.

Otras configuraciones, como la de macOS, requieren acceder a Preferences, dentro de la aplicación Mail de nuestro Mac, después Viewing y por último, desmarcar «Cargar contenido remoto en mensajes». Desde un dispositivo móvil el procedimiento es el mismo.

En el navegador Chrome se puede bloquear el píxel de seguimiento a través de su configuración.

En el navegador Chrome se puede bloquear el píxel de seguimiento a través de su configuración.

Los navegadores -Google Chrome, Mozilla Firefox o Microsoft Edge- también disponen de extensiones que permiten ver los píxeles de seguimiento.

Una opción válida para evitarlo es navegar de forma anónima o usando servidores proxy para prevenir la descarga automática de los píxeles de seguimiento.

También podrás bloquear los píxeles de seguimiento desactivando los scripts del navegador, aunque para esto se requiere de ciertos conocimientos en programación.

Con información de La Vanguardia.