Cómo saber si hay alguien robando tu WiFi: síntomas para detectar intrusos


Una caída abrupta o el corte repentino del servicio de internet no siempre puede estar relacionado con la calidad del ISP (Internet Service Provider o proveedor del servicio). En mucho de los casos, la causa de este inconveniente puede estar vinculada con la presencia de un intruso en la red de conexión inalámbrica wifi.

Los especialistas suelen aseguran que «no sirve de nada confiarse en la instalación y las contraseñas utilizadas», ya que ambas no constituyen una barrera de acceso infranqueable para que un tercero se haga con el acceso a la red privada. Por eso resulta necesario involucrarse en la configuración del router para descartar, en principio, la responsabilidad del proveedor de turno.

A continuación te dejamos una serie de pasos para que nadie más vuelva a robarte wifi. 

Cómo saber quién te roba WiFi

Los router wifi suelen traer por defecto una contraseña muy vulnerable. Foto: Clarín

Los router wifi suelen traer por defecto una contraseña muy vulnerable. Foto: Clarín

Existen muchas herramientas gratuitas con las que se puede monitorizar los dispositivos que tienen acceso a nuestra red. Para Windows los programas recomendables son Wireless Network Watcher y Microsoft Network Monitor, mientras que Mac OS X Hints es el ideal para los que tienen una Mac. 

También se puede realizar el chequeo desde cualquier dispositivo móvil con Android o bien desde un iPhone mediante las aplicaciones Fing, Inspector wifio IP Tools, entre otras. 

Hay que tener en cuenta que todas estas herramientas te ayudan a comprobara quién te roba Internet, pero sólo si estás conectado en el momento en el que se hace el escaneado.

Una vez realizada la verificación tendremos a disposición un listado de todos los dispositivos conectados en la red. Si encontramos alguno sospechoso o que indique claramente un modelo de computadora, tableta o celular no registrado, habremos dado finalmente con el usurpador.

Cabe destacar que el acceso no autorizado a nuestra red wifi tiene potencialmente más consecuencias de las que creemos inicialmente. No solo incide en la velocidad de acceso, sino que este intruso puede llegar a utilizar nuestra información para actividades delictivas.

WiFi: cómo echar a los intrusos

La página de acceso a un router wifi. Foto: captura.

La página de acceso a un router wifi. Foto: captura.

Una vez que detectamos al usurpador, lo primero que hay que hacer es expulsarlo, algo que resulta más sencillo de lo que se piensa. Para conseguirlo hay que ingresar en el panel de control del router, en el caso que no contemos con las instrucciones del fabricante (la mayoría usa la dirección 192.168.1.1). 

Aunque también puede averiguarse con los siguientes pasos: ir a Inicio en Windows, escribir «cmd.exe» en el buscador (el cuadro de texto con la lupa). En la ventana que se abre hay que colocar «ipconfig» y copiar en el navegador de Internet el dato que aparece en el apartado «Puerta de enlace predeterminada».

Al escribir en la barra de direcciones «http://192.168.0.1/» y darle al botón «Enter» aparecerá de inmediato el sitio de la acceso al router. Ahí deberemos introducir los datos de usuario y contraseña, para seguir adelante con los chequeos. En caso de no contar con el manual, se puede conseguir fácilmente con una búsqueda en internet.

Una vez en el menú principal, en la sección de «información de dispositivos», donde  aparecerá una lista con los dispositivos y equipos que se conectaron recientemente al router. En caso de ver alguno que no resulte familiar, ahí estará el un intruso.

Para liberarte de futuros ladrones de wifi habrá que realizar ciertos pasos en la configuración del router. En principio, desactivar el muestreo público del SSDI (Service Set Identifier), que  se conoce popularmente como nombre de red de acuerdo a la banda de 2,4 GHz y 5 GHz. Aquel que no sabes cómo hacerlo, la opción está disponible en la sección «WLAN».

Cómo proteger tu red WiFi de los intrusos

La mayoría de los ataques se producen en equipos que llegan con la configuración de fábrica y cuyas claves nunca fueron modificadas por el usuario. Por eso, lo recomendable es cambiar también la contraseña de acceso al propio router y no fiarse del administrador, la clave que trae de fábrica.

La segunda medida consistirá en asegurarse que la red inalámbrica cuenta con el mayor nivel de cifrado posible. A tener en cuenta: el protocolo WPA2 es el más seguro.

Otra buena medida es realizar un escaneo cada cierto tiempo de los dispositivos conectados para despejar cualquier acceso indeseado a pesar de todas las medidas.

En este sentido, algunas marcas especializadas en seguridad en la red, como el caso de McAfee, Kaspersky, ESET o Panda, ofrecen al usuario plataformas seguras mediante las cuales, y a través de una app en el celular, tengan un control absoluto de todo lo que sucede en una red sin complejas configuraciones.

SL