Dónde estará la granja de minería de bitcoins más grande de la Argentina


Bitfarms, la compañía de socios argentinos que mina criptomonedas, confirmó la ubicación en la que instalará la granja más grande del país: será en la provincia de Córdoba, en la ciudad de Río Cuarto.

La empresa se dedica a minar criptomonedas a gran escala y la construcción ya comenzó, más específicamente en una central eléctrica del grupo Albanesi. Se trata de una inversión de 250 millones de dólares y debería comenzar a operar en 2022.

En cuanto a la potencia técnica, la granja operará con más de 210 megavatios para llegar a un promedio de velocidad de 1.4 exahash por segundo.

«Nuestra nueva instalación de alta producción en Argentina, que se espera que acomode a más de 55.000 mineros una vez finalizada, ampliará enormemente nuestra capacidad y presencia global”, había explicado el CEO de la empresa, Emiliano Grodzki.

La minería de Bitcoin y Ethereum está en alza. Foto AFP

La minería de Bitcoin y Ethereum está en alza. Foto AFP

Incluso piensa más allá de Argentina: “Combinado con la expansión en Quebec, Canadá y nuestra construcción planificada en Paraguay, estamos posicionados para lograr nuestro objetivo corporativo de 8 exahash por segundo para fines de 2022”.

Bitfarms contrató a la compañía Proyectos y Obras Americanas S.A. (PROA) para la construcción y la instalación de la granja, que trabajará con hasta 210 megavatios (MW) de energía provenientes de una empresa privada, constituyéndose en la sexta granja de la empresa, impulsadas en este caso por la energía barata de Argentina.

El contrato entre Bitfarms y Albanesi será por 8 años e incluye un acuerdo para enviar empleados desde la Argentina a capacitarse a Canadá y también la exportación de servicios.

Argentina, terreno fértil para minar

Rigs de minería al por mayor. Foto AFP

Rigs de minería al por mayor. Foto AFP

La “minería” de criptomonedas es la creación de divisas como Bitcoin o Ethereum a partir de la resolución de complejos problemas matemáticos. Pero también es otra parte muy importante del mundo de los activos digitales: es el proceso por el cual se inscriben las transacciones en el blockchain, esa suerte de libro contable público que registra y valida las operaciones.

De hecho, a medida que se minan más criptomonedas, las ecuaciones matemáticas basadas en criptografía son cada vez más complejas: el proceso de minado implica que el resultado es muy difícil de hackear para vulnerar el sistema.

Por esto se necesita mucho poder de cómputo: a eso se dedican las empresas que minan criptomonedas.

Las criptomonedas han sido proclamadas durante mucho tiempo en Argentina como una forma para que los ciudadanos se protejan contra las crisis económicas cíclicas, incluidas las reiteradas devaluaciones de la moneda, los defaults, la hiperinflación y, ahora, una recesión de tres años agravada por la pandemia.

Los mineros se benefician de los subsidios a la electricidad residencial que existen desde hace tiempo en el país.

A pesar de que Argentina es un importador neto de gas, las facturas de electricidad de los consumidores representan solo entre el 2% y 3% de un ingreso mensual promedio, en comparación con el doble que en otros mercados latinoamericanos como Brasil, Colombia o Chile.

Por esto se transforma en un terreno fértil para el minado.

Bitfarms, una empresa con socios argentinos

Emiliano Grodzki y Nicolás Bonta, parte del directorio y fundadores de bitfarms. Foto Bitfarms

Emiliano Grodzki y Nicolás Bonta, parte del directorio y fundadores de bitfarms. Foto Bitfarms

“El proceso de minería se ocupa de la validación de transacciones en la red Bitcoin. Los mineros reciben recompensas por mantener la integridad de la red y se les incentiva a generar solo bloques que contengan transacciones legítimas”: así describe Bitfarms su actividad.

Fundada por los argentinos Emiliano Grodzki y Nicolás Bonta, la compañía se asoció con inversionistas extranjeros para apostar por la criptominería de monedas virtuales.

Luego se sumaron dos canadienses, Pierre-Luc Quimper y Mathieu Vachon, razón que en parte explica por qué sus más de 16.000 servidores están en Quebec. En 2018 llegó a valer 1.200 millones, superando la cifra que los convirtió por un momento en “unicornios”.

El contrato

Bitfarms anuncia una «granja» de bitcoins en Argentina

Estiman 650 millones de dólares de ingresos, 11.744 BTC [documento traducido automáticamente desde el inglés al español]


SL