Elon Musk ahora acepta comprar Twitter por US$ 44.000 millones y quedó a un paso de ser el nuevo dueño


Tras meses de idas y vueltas, el magnate habría presentado la nueva propuesta a la compañía a través de una carta.

El fundador de Tesla, Elon Musk, decidió finalmente que comprará Twitter por 44.000 millones de dólares como anunció el pasado julio, informaron medios estadounidenses y puso fin a su batalla legal.

El director general de Tesla hizo la oferta en una carta a Twitter, la cual reveló la compañía en un legajo presentado el martes ante la Comisión de Valores de Estados Unidos.

La oferta se realizó dos semanas antes de que comenzara en Delaware el juicio por la demanda de Twitter que buscaba forzar a Musk a proceder con la compra.

En un comunicado, Twitter dijo que tiene la intención de cerrar la transacción a 54,20 dólares por acción tras haber recibido la carta de Musk.

Foto: AFP


Foto: AFP

La decisión llegó después de cuatro intentos del empresario de cancelar la compra a través de distintos argumentos. En esos intentos, la empresa acusa que le generaron una perdida de valor.

En el último pedía acceso a más información de la empresa, pedido que fue rechazado por la jueza de la causa.

Tras conocerse la noticia, las acciones de la compañía se disparaban más de un 12 % e incluso la actividad bursátil se suspendía momentáneamente tras el brusco salto de su valoración.

A las 12.20 hora local (16.20 GMT), los títulos de Twitter en la Bolsa de Nueva York se pagaban a 47,95 dólares la unidad.

El multimillonario no ha confirmado ni desmentido en la red so esta información que podría poner fin al culebrón en el que están inmersos Musk y Twitter, desde el pasado verano boreal.

Tampoco Twitter se ha pronunciado a nivel corporativo sobre este anuncio, media hora después de hacerse pública la noticia.

Y es que poco después de confirmar que compraría la mensajería online, Musk dio marcha atrás a la transacción, argumentando que había constatado un incumplimiento sustancial de varias disposiciones del acuerdo, entre ellas el número de cuentas falsas contabilizadas por la compañía.

En respuesta, Twitter demandó al empresario, lo que desembocó en la apertura de un proceso judicial cuyo comienzo estaba previsto para el 17 de octubre en Delaware, y que supuestamente queda ahora paralizado.

Las cuentas falsas, la clave de la negociación

Foto: Reuters


Foto: Reuters

Musk advertía que su compra de Twitter no se llevaría a cabo hasta que no tuviera garantías sobre el número real de bots o cuentas falsas que hay entre los usuarios de la plataforma.

El magnate estimó que un 20% de los usuarios de la red social son falsos, frente al 5% admitido por la empresa: «Así, el acuerdo no puede seguir adelante», amenazó Musk.

El multimillonario sorprendió al mundo de las finanzas en abril, cuando anunció que quería comprar Twitter. Pero su oferta de 44.000 millones de dólares quedó en suspenso hasta resolver el número de cuentas falsas que existen en la plataforma, conocidas como «bots».

Musk, presidente ejecutivo de la automotriz Tesla, es actualmente la persona más rica del mundo.

Con información de EFE.

SL​

Mirá también