Elon Musk asume el papel de moderador en jefe de Twitter, a una semana de las elecciones legislativas en Estados Unidos


Después de tomar el control de la red social que está entre las más importantes para la política de ese país, el multimillonario se posiciona en un rol clave.

El multimillonario Elon Musk se posiciones como moderador en jefe de Twitter, una de las redes sociales más importantes en la política de Estados Unidos. Lo hace días después de asumir el control de la plataforma y una semana antes de las elecciones legislativas de medio término en ese país.

Musk aseguró hace algunos días que no tomará decisiones importantes sobre los contenidos ni restaurará cuentas prohibidas sin establecer antes un «consejo de moderación de contenidos» con diversos puntos de vista.

Pareció referirse, en definitiva, a todos aquellos que vieron sus cuentas bloqueadas en los últimos años por violar las políticas de contenido de la red, mayormente por publicar mensajes de odio o escribir insultos en sus cuentas.

Sin embargo, su propio proceder como un prolífico tuitero indica lo contrario. El dueño de Tesla y Space X, quien se ubicó en el centro de la escena virtual en varias ocasiones con mensajes no exentos de cierta polémica, se involucró directamente con figuras de la derecha política que han solicitado restricciones más laxas.

Elon Musk cambió su perfil a "Operador de la Línea de Quejas de Twitter''. Foto REUTERS/Dado Ruvic


Elon Musk cambió su perfil a «Operador de la Línea de Quejas de Twitter». Foto REUTERS/Dado Ruvic

En ese grupo se ubica un candidato republicano al cargo de secretario estatal de Arizona que le atribuye a Musk haberle permitido tuitear de nueva cuenta después de que su cuenta fue suspendida brevemente el lunes.

Musk incluso cambió su perfil a «Operador de la Línea de Quejas de Twitter», con una foto suya de cuando era niño sosteniendo un teléfono.

De todos modos, es casi imposible para aquellos fuera de Twitter saber qué influencias esté moviendo o qué cuentas han sido suspendidas: la compañía ha dejado de responder a preguntas de la prensa, salvo las pocas a los que Musk responde con tuits.

Las prometidas intervenciones de Musk comenzaron la semana pasada en su primer día como propietario de Twitter. «El pájaro es libre», tuiteó Musk el jueves por la noche en un guiño al icónico logotipo de Twitter, al concluir la compra de la compañía por 44.000 millones de dólares después de meses de incertidumbre y especulación.

Elon Musk responde a través de sus tuits las preguntas de la prensa. Foto Patrick Pleul/AP


Elon Musk responde a través de sus tuits las preguntas de la prensa. Foto Patrick Pleul/AP

Musk dijo que es «importante para el futuro de la civilización tener una plaza pública en línea donde una gran variedad de opiniones pueda debatirse de manera saludable, sin recurrir a la violencia».

Pero advirtió que Twitter no puede convertirse en una plataforma «infernal» donde todos puedan decir cualquier cosa sin consecuencias.

Denuncian un supuesto favoritismo hacia los liberales

Un comentarista político conservador de un programa en línea compartió ejemplos de que la plataforma supuestamente favorece a los liberales y silencia en secreto a las voces conservadoras, una crítica habitual que la directiva de Twitter había calificado como inexacta. «Estaré investigando más hoy», respondió Musk.

El asunto continuó cuando la hija del psicólogo canadiense Jordan Peterson -cuyas provocadoras críticas hacia la cultura de lo «políticamente correcto» y el feminismo son populares entre algunos activistas de derecha- solicitó a Musk que restaurara la cuenta de su padre después de que un tuit sobre el actor transgénero Elliot Page aparentemente contravino las normas de Twitter sobre conductas de odio.

«Todas las personas suspendidas por motivos menores y dudosos serán liberadas de la cárcel de Twitter», prometió Musk. Meses antes, Musk había dicho en referencia Peterson que Twitter «se estaba extralimitando en silenciar las opiniones divergentes».

Una de las primeras grandes acciones de Musk fue dirigir una carta abierta a los anunciantes -la principal fuente de ingresos de Twitter- en la que se comprometió a no permitir que la plataforma se convierta en un «horrible escenario de riñas» mientras avanza en sus planes para fomentar la libre expresión en la plataforma.

Musk ha sugerido solicitar a los usuarios el pago de ocho dólares por una codiciada marca de verificación azul como una manera para diversificar los ingresos.

La marca de verificación es criticada como un símbolo de elitismo en la plataforma. Pero su propósito principal ha sido verificar que las cuentas ante la vista pública -como las de políticos, marcas y periodistas- corresponden realmente a sus usuarios. Ha sido una herramienta para impedir la suplantación y contener el flujo de desinformación.

Con información de AP.

ES

Mirá también