Elon Musk pone camas en la sede de Twitter para que sus trabajadores se queden a dormir


El multimillonario es cuestionado por sus políticas laborales y a las autoridades de San Francisco se les prendió la alarma.

Entre despedidos y los que renunciaron, Twitter perdió la mitad de su plantilla. Esto hace que los que quedan, cumpliendo la orden del nuevo dueño, Elon Musk, de trabajar a destajo, se vean obligados a hacer jornadas infinitas con turnos de 12 horas de trabajo, siete días a la semana.

Por esto el multimillonario reconvirtió espacios de oficina en dormitorios, lo que no pasó desapercibido a las autoridades de San Francisco.

Twitter se encuentra bajo investigación de las autoridades municipales después de recibir quejas sobre esa reconversión urbanística de sus cuarteles, lo que provocó la ira de Musk, para quien las regulaciones y las normativas son papel mojado, o lo pretende.

Para demostrar la equidad de las circunstancias, y su solidaridad laboral, también él dispone de un espacio para descansar.

En esas quejas se describe el panorama interior de esta manera: “Habitaciones modestas, con camas deshechas, cortinas monótonas y salas de conferencias gigantes con la presencia de monitores”. Este cambio de decoración responde al plan de Musk para la dureza de Twitter, situación que demanda muchas horas de dedicación y con alta intensidad.

Musk hizo cambios sustanciales al interior de la empresa. Foto Reuters


Musk hizo cambios sustanciales al interior de la empresa. Foto Reuters

Frente a la investigación municipal, Musk replicó que más bien le deberían dar las gracias por afrontar un problema acuciante en la ciudad californiana como es el de la falta de vivienda. “La ciudad de San Francisco ataca a las compañías que ofrecen camas para los trabajadores cansados en lugar de asegurar que los niños están protegidos frente al fentanilo”, en alusión a los crisis de opiáceos que se vive en esa metrópolis.

Aviso por correo Días atrás, Musk también avisó a sus empleados por correo electrónico de que su nuevo Twitter 2.0 no sería posible sin un trabajo «extremadamente duro» con largas jornadas de alta intensidad. De hecho, en la misma comunicación avisaba de que quién no estuviera dispuesto a este esfuerzo extra sería despedido de inmediato.

Musk no solo espera que los empleados de Twitter trabajen muchas horas e incluso duerman en la oficina cuando sea necesario, sino que también perdió a muchos de sus trabajadores en otras firmas como Tesla y Boring que lo ayuden en la red social durante el actual período de transición.

En esta línea, fuentes conocedoras de la situación explicaron a la agencia Bloomberg que las habitaciones que se han instalado en Twitter también están siendo de utilidad para estos trabajadores que se desplazan temporalmente a San Francisco.

Twitter Blue, más caro en iPhone

Mientras tanto, el plan para hacer de Twitter un producto rentable, sigue. Musk planea cobrar 11 dólares por mes por su suscripción «Twitter Blue» en iPhone, a diferencia de los 7 que costará para el resto de los usuarios. La explicación del aumento tiene que ver con el 30% que Apple obtiene de las compras dentro de la aplicación.

Es posible que el precio más alto del iPhone permita a Twitter proporcionar a Apple su 30 por ciento de las ganancias de las compras dentro de la aplicación sin afectar significativamente los ingresos de la empresa.

A pesar de que todavía no hay información suficiente para saber cómo se implementará, esto puede generar que los usuarios contraten directamente vía la web, para evitar el recargo.

Además, esta no es la primera vez para los usuarios de iPhone que sucede que tienen que pagar más. Es importante tener en cuenta que, si bien otras compañías como Spotify han cobrado precios más altos en el iPhone en el pasado, esto puede generar confusión para los consumidores que no entienden por qué los precios son diferentes según el dispositivo.

Twitter blue, la versión premium. Foto AP


Twitter blue, la versión premium. Foto AP

Vale la pena mencionar que Apple no tiene problemas con las empresas que cobran más por suscripciones en aplicaciones que en la web. Sin embargo, sin más información, es difícil decir con certeza cuáles serán los efectos de esta diferencia de precios.

Twitter cambió recientemente el precio de su servicio de suscripción, “Twitter Blue”, luego de una disputa con Apple.

El desacuerdo comenzó cuando el CEO de Tesla, Elon Musk, criticó las tarifas de la tienda de aplicaciones de Apple y afirmó que Apple había «amenazado con retener a Twitter de su tienda de aplicaciones».

Sin embargo, Musk luego retiró su declaración después de reunirse con el CEO de Apple, Tim Cook. Elon Musk y Tim Cook se conocieron en Apple Park y, según Musk, tuvieron una «buena conversación» sobre un «malentendido» sobre la posible eliminación de Twitter de la App Store.

​Con información de La Vanguardia

Mirá también