Expertos no descartan que una tormenta solar provoque «un apagón de Internet»


De acuerdo con el pronóstico de Tamitha Skov, una popular experta en meteorología espacial, la Tierra podría experimentar el «golpe directo» de una tormenta solar este mismo martes.

Las erupciones solares son como el fogonazo de un cañón, según la NASA. Se trata de un estallido de luz que llega a la Tierra en 8 minutos de viaje y a su vez, transporta partículas de alta energía que interactúan con nuestra atmósfera.

Las principales consecuencias de este fenómeno en la Tierra tendrían que ver con la alteración en los GPS presentes en teléfonos, aviones, o automóviles. Además, las comunicaciones vía satélite y las redes de Internet, imprescindibles para la actividad diaria, también podrían resultar afectadas.

A través de su cuenta en Twitter, la experta señaló «Es posible que con esta [tormenta] se produzcan fuertes auroras boreales en las latitudes medias. Se esperan interrupciones en las señales de los servicios de radiodifusión y GPS en el lado nocturno de la Tierra», señaló.

En una serie de publicaciones, la experta revela una gráfica en video donde se ven los eventuales movimientos del efecto espacial, donde afirma que «el largo filamento con forma de serpiente se abre paso dando volteretas fuera del Sol en un asombroso ballet».

Esta no sería la primera vez que esto ocurre por una tormenta solar: de hecho, el pasado 3 de julio hubo un apagón momentáneo de las ondas de radio en el Atlántico a causa de uno de estos fenómenos.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) define a estas tormentas solares como «perturbaciones del campo magnético de la Tierra que duran desde varias horas hasta incluso algunos días».

El IGN explica que se originan por «un aumento brusco de las partículas emitidas en las erupciones solares que alcanzan la magnetosfera».

La superficie de nuestro sol es un lugar increíblemente caliente y caótico, con inmensas cantidades de energía que crean campos magnéticos.

La interacción entre esos campos es el punto de partida del clima solar. Como el Sol no es un cuerpo sólido, gira más rápido alrededor de su ecuador que en sus polos. Con el tiempo, detalla la NASA, los complejos campos magnéticos se doblan, acumulando energía.

Este fenómeno comienza con una erupción en la superficie solar que envía toneladas de energía hacia el espacio hacia la velocidad de la luz. Algunas de las tormentas geomagnéticas se originan por una eyección de masa coronal -onda hecha de radiación y viento solar- desprendida del Sol.

Cómo se clasifican

La llamarada potente que irradia el Sol.

La llamarada potente que irradia el Sol.

Las tormentas geomagnéticas se clasifican con letras y números según el nivel de peligrosidad y el ciclo de intensidad de nuestra estrella.

Las de nivel G2 son moderadas, pueden causar interferencias en las señales de radio y alterar las trayectorias de algunos satélites. Las G3 son fuertes, con consecuencias muy similares a las de una tormenta G2, pero algo más intensas.

De acuerdo a los datos que contempla Skov, la orientación magnética de esta tormenta solar es difícil de pronosticar. No obstante, si su campo se orienta hacia el sur, podría provocar una tormenta moderada de categoría G2 o «posiblemente G3», explicó.