Facebook e Instagram eliminan a uno de los grupos antivacunas más grandes de EE.UU.



Meta dio de baja el contenido de «The Children’s Health Defense» en la lucha contra la desinformación.

Meta, la casa matriz de Facebook e Instagram, dijo el jueves que ha dado de baja a uno de los grupos antivacunas más influyente de Estados Unidos en la red social por difundir desinformación sobre el covid-19.

El grupo llamado The Children’s Health Defense (CHD, grupo de defensa de la salud de los niños, en español), crítico de las vacunas contra el covid, de inmediato acusó a Meta de cercenar su derecho a la libre expresión.

«Facebook está actuando en este caso como un agente para la cruzada del gobierno federal que busca silenciar cualquier criticismo con políticas draconianas«, dijo el fundador del CHD, Robert Kennedy Jr., sobrino del presidente John F. Kennedy, en un comunicado de prensa.

El portavoz de Meta, Aaron Simpson, dijo a la AFP que las cuentas del grupo en Facebook e Instagram fueron eliminadas el miércoles. La baja se da después de repetidas violaciones a las normas de Meta sobre desinformación.

CHD afirma que sus cuentas en redes sociales eran seguidas por cientos de miles de personas, y que tomaron con sorpresa la decisión de Meta.

En un comunicado, el grupo compartió una captura de pantalla mostrando los mensajes donde se notificaba la suspensión de las cuentas debido a «desinformación que podría derivar en daños en el mundo real».

CHD sostuvo que la prohibición podría estar relacionada con una demanda que hizo el grupo contra Meta en la que acusa al gigante de la tecnología de infringir el derecho a la libre expresión.

La demanda reclama a Meta confiar en la agencia estadounidense de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades respecto a qué información está soportada científicamente.

Polémica por el aborto con Facebook

Una joven y su madre fueron acusadas de cometer un aborto ilegal en Estados Unidos después de que Facebook entregara a las autoridades sus chats privados como prueba, un caso que materializa los temores de los defensores de los derechos reproductivos sobre la vigilancia digital y sienta un precedente alarmante ahora que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) depende de la legislación de cada estado.

La información trascendió esta semana tras publicarse los documentos de la investigación judicial y levantó una ola de indignación en las redes, donde el hashtag #DeleteFacebook (Borra Facebook) se hizo viral.

«Este caso es otro horrible presagio de lo que está por venir en el infierno de la era pos-Roe en EEUU», dijo a Télam Sam Goldman, una de las fundadoras de la alianza Rise Up 4 Abortion Rights, en referencia a las consecuencias de la anulación en junio del histórico fallo Roe vs Wade de 1973, garante de la IVE durante casi medio siglo en el país.

«El problema que plantea este caso es claro y ominoso: el control estatal y patriarcal», sentenció la activista de este movimiento, inspirado de la marea verde latinoamericana.

Las autoridades del estado central de Nebraska -donde la IVE es ilegal desde la semana 20- empezaron a investigar el caso en abril tras recibir un aviso de que Celeste Burgess, de 17 años, había tenido un aborto espontáneo y había enterrado el feto junto a su madre sin informarlo.

Al ser consultadas sobre cuándo ocurrió el hecho, ambas dijeron en un primer momento que no lo recordaban, según revela el informe judicial.

Pero luego la joven brindó la fecha tras ver sus mensajes de Facebook, lo que llevó a las autoridades a solicitar una orden para acceder a sus datos en la red social.

Mirá también