La NASA abrió una muestra sellada al vacío que tomaron de la Luna hace 50 años


Cuando se cumplen 50 años de la última misión en la que humanos pisaron la Luna –la Apolo 17 a cargo de Eugene Andrew Cernan- todavía siguen quedando secretos de aquella avanzada norteamericana. En estos días, científicos del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston se disponen a abrir un tuvo con minerales.

Uno de los experimentos finales de la misión Apolo consistió en enterrar un par de tubos de 14 pulgadas de largo en la superficie lunar.

Una vez que estos conductos se llenaron con rocas y regolito lunar, los astronautas, Eugene Cernan y Harrison «Jack» Schmitt, sellaron al vacío uno de los recipientes, mientras que el otro se colocó en un depósito sin sellado hermético. Ambos fueron devueltos a la Tierra.

El colecto sellado se ha almacenado cuidadosamente en un receptor de vacío exterior y en un entorno de atmósfera controlada en Johnson desde entonces.

Recolección de materiales durante la última misión Apolo. NASA.

Recolección de materiales durante la última misión Apolo. NASA.

El segmento sin sellar se abrió en 2019 y reveló una interesante variedad de granos y objetos más pequeños, que los geólogos lunares analizaron durante estos años.

La otra muestra está en manos de la División de Ciencias de Investigación y Exploración de Astromateriales (ARES), que protege, estudia y comparte la colección de muestras extraterrestres de la NASA.

“Comprender la historia geológica y la evolución de las muestras de la Luna en los sitios de aterrizaje del Apolo, nos ayudará a prepararnos para los tipos de muestras que se pueden encontrar durante Artemisa”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, en Washington.

El trabajo está supervisado por el Programa de Análisis de Muestras de la Próxima Generación de Apolo (ANGSA), un equipo científico que tiene como objetivo aprender más sobre la muestra y la superficie lunar antes de las próximas misiones Artemisa al polo sur de la Luna.

“Artemisa tiene como objetivo traer muestras frías y selladas de cerca del polo sur lunar. Esta es una oportunidad emocionante de aprendizaje para comprender las herramientas necesarias para recolectar y transportar estas muestras, analizarlas y almacenarlas en la Tierra para futuras generaciones de científicos”.

Sustancia volátil

Los científicos buscan respuestas en la muestra. Foto : NASA

Los científicos buscan respuestas en la muestra. Foto : NASA

Debido a que la muestra que se está abriendo ahora ha sido sellada, puede contener algo además de rocas y tierra. Lo que muchos temen es que se haya formado gas.

El tubo podría contener sustancias conocidas como volátiles, que se evaporan a temperaturas normales, como agua helada y dióxido de carbono. Los materiales en el fondo del tubo estaban extremadamente fríos en el momento de su recolección.

Ahora, los científicos están centrando su atención en el segmento inferior sellado del núcleo. La temperatura en el fondo del núcleo era increíblemente fría cuando se recolectó, lo que significa que los volátiles (sustancias que se evaporan a temperaturas normales, como el hielo de agua y el dióxido de carbono) podrían haber estado presentes.

Están particularmente interesados en los volátiles de estas muestras de las regiones ecuatoriales de la Luna, porque permitirán que los futuros científicos que estudien las muestras de Artemisa comprendan mejor dónde y qué volátiles podrían estar presentes en esas muestras.

SL