la nave Orion volvió a la Tierra y se cumplió un paso clave para que la humanidad se instale en la Luna


Estuvo 25 días navegando alrededor de la luna. Su viaje fue clave para instalar una colonia permanente y soñar con llegar a Marte.

La cápsula Orión regresó exitosamente a la Tierra este domingo, luego de pasar 25 días de viaje circunnavegando la Luna, en lo que fue el cierre de la histórica misión no tripulada Artemis I, la punta de lanza del programa que la NASA implementa para volver a llevar a la humanidad al satélite, pero con la intención de fijar presencia permanente.

La Orión cayó en aguas del Océano Pacífico, frente a Baja California (México) a la hora prevista, sobre las 11.40 hora local (14.40 de Argentina), tras desplegar en la secuencia planificada un sistema de once paracaídas que le permitieron reducir unas 325 millas por hora (523 km/h) de velocidad hasta poco menos de 20 millas por hora (32 km/h) con la que se zambulló.

Minutos antes de ello, la nave había alcanzado la atmósfera terrestre mientras viajaba a 40.000 km/h por hora, equivalente a 32 veces la velocidad del sonido, y se ubicaba a unos 122.000 metros de altura.

Durante el proceso en el que cruzó la atmósfera la nave experimentó hasta 2.800 grados de temperatura, equivalente a la mitad de la superficie del Sol y para lo cual ha puesto a prueba un innovador escudo térmico de cinco metros de ancho.

Orión acercándose a la tierra, horas antes del aterrizaje (NASA via AP)


Orión acercándose a la tierra, horas antes del aterrizaje (NASA via AP)

«El último capítulo del viaje de la NASA a la Luna llega a su fin. Orión, de vuelta en la Tierra», confirmó Rob Navias, de la oficina de Comunicaciones de la NASA, durante la emisión del descenso hecha por la agencia espacial, mientras las imágenes mostraban a la cápsula flotando en aguas del Pacífico.

Unos diez minutos después, helicópteros enviados desde el buque de la Marina estadounidense USS Portland sobrevolaron la cápsula y confirmaron a los controladores de la misión el buen estado de la nave tras su descenso, que concluyó un viaje en el que Orión cubrió 2,2 millones de kilómetros desde su despegue el 16 de noviembre.

«Es histórico, iniciamos una nueva etapa en el espacio profundo con una nueva generación de tecnología», dijo emocionado el Administrador de la NASA, Bill Nelson, en declaraciones a la agencia espacial estadounidense y al cabo de la llegada de la nave.

Hace unas semanas, Artemis había alcanzado la máxima distancia lograda por nave alguna desde la Tierra: 434.522 kilómetros. De esa manera, superó la distancia récord del Apolo 13.

La misión voló en una órbita lunar retrógrada distante, lo que significa que está lejos de la Luna y en órbita opuesta a la trayectoria de ese satélite alrededor de la Tierra. Desde allí transmitió imágenes en directo en alta resolución.

La tierra, vista desde una de las cámaras de Orión (NASA via AP)


La tierra, vista desde una de las cámaras de Orión (NASA via AP)

Según el medio Space.com, las nuevas imágenes suponen la vista en directo de más alta definición desde más allá de la Luna hasta la fecha, aunque varias misiones del programa Apolo han transmitido desde esa zona en los años 60 y 70, añadió.

«Artemis está pavimentando el camino para vivir y trabajar en el espacio profundo en un ambiente hostil y, al final, llevar humanos a Marte», afirmó el administrador de la NASA, Bill Nelson.

La misión alcanzó otro hito importante, su aproximación lunar más cercana, al volar a tan solo 128 km por encima de la superficie lunar. Antes también probó varios sistemas en un entorno de espacio profundo, a unos 63.000 kilómetros sobre la superficie lunar.

El despegue de Orión (Red Huber/Getty Images/AFP)


El despegue de Orión (Red Huber/Getty Images/AFP)

La NASA tuvo que retrasar cuatro veces la partida de la misión, dos por razones técnicas y otras dos por causas meteorológicas. Tras algunos contratiempos de índole mecánica y meteorológica -que obligaron a postergar el lanzamiento en cuatro ocasiones- la misión Artemis I de la NASA despegó el miércoles 16 del mes pasado, a las 3.47 de la madrugada, hora de la Argentina.

Estuvo en total unos 25 días navegando. Tras la vuelta de hoy, los planes de la NASA son enviar la Artemis II en 2024 y al año siguiente la Artemis III, en la que los astronautas, entre ellos una mujer y un hombre de color, tocarían el suelo del satélite por primera vez desde 1972, cuando lo hicieron los enviados a la Luna con la misión Apolo XVII.

Con información de EFE

Mirá también