La universidad de Kyoto perdió 77 TB de información por un error en sus backups


La Universidad de Kyoto, en Japón, sufrió una de las peores consecuencias de un error informático: perdieron 77 TB de datos de investigaciones debido a un problema en el sistema de backup de su supercomputadora Hewlett-Packard.

El incidente ocurrió entre el 14 y el 16 de diciembre de 2021 y resultó en la eliminación del sistema y del archivo de respaldo de 34 millones de archivos de 14 grupos de investigación.

La Universidad de Kioto es considerada una de las instituciones de investigación más importantes de Japón y goza de un sistema de inversiones y subvenciones a la investigación de los más grandes del país.

Luego de investigar para determinar el impacto de la pérdida, la universidad concluyó que el trabajo de cuatro de los grupos afectados se perdió para siempre.

Todos los usuarios afectados fueron notificados individualmente del incidente por correo electrónico, pero no se publicaron detalles sobre el tipo de trabajo que se perdió.

“Por el momento, el proceso de copia de seguridad se detuvo. Para evitar que vuelva a ocurrir la pérdida de datos, la universidad ha eliminado el sistema de respaldo y planea aplicar mejoras y volver a introducirlo en enero de 2022”, explicó el sitio Bleeping Computer.

El plan es también mantener copias de seguridad incrementales, que cubren los archivos que se han modificado desde que se realizó la última copia de seguridad, además de los espejos de copia de seguridad completos.

Por qué no es tan simple backupear supercomputadoras

"Plato y púa": en los HDD existe el riesgo de que se rompa el mecanismo. Foto Shutterstock

«Plato y púa»: en los HDD existe el riesgo de que se rompa el mecanismo. Foto Shutterstock

La excelencia de la universidad de Kioto es particularmente distintiva en el área de la química, donde ocupa el cuarto lugar en el mundo, mientras que también contribuye a la biología, farmacología, inmunología, ciencia de los materiales y física.

Si bien los detalles del tipo de datos que se perdieron no se revelaron al público, la investigación de supercomputadoras cuesta varios cientos de dólares por hora, por lo que este incidente no sólo significa una pérdida de información sino de tiempo y dinero.

El problema con backupear volúmenes de información es que se necesitan sistemas muy potentes y caros, además de una infraestructura que pueda responder al tipo de cómputos que hacen las supercomputadoras.

Japón tiene la supercomputadora más poderosa del mundo en este momento, llamada «Fugaku», operada por el Centro Riken de Ciencias Computacionales, en Kobe. Fugaku es un sistema fabricado por Fujitsu, capaz de un rendimiento computacional de 442 PFLOPS. El segundo en la lista global, el «Summit» de IBM, puede alcanzar una cifra mucho menor de 148 PFLOPS.

La construcción de Fugaku costó 1.2 mil millones y hasta ahora se ha utilizado para la investigación de COVID-19, diagnósticos, terapias y simulaciones de propagación de virus.