los jets de los oligarcas rusos


Hace unas semanas, un estudiante de 19 años llamado Jack Sweeney saltó a la fama tras conocerse que estaba monitoreando los vuelos de Elon Musk. El joven publicaba todos los movimientos del jet privado del CEO de Tesla y Space X en una cuenta de Twitter que enfureció al magnate.

Musk no fue el único: Sweeney también rastreó los aviones de Bill Gates, Drake y Jeff Bezos. Ahora, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, Sweeney tiene un nuevo objetivo: los oligarcas y miembros de la elite rusa.

En medio de la guerra, este joven estudiante de tan solo 19 años ha creado Russian Oligarch Jets (@RUOligarchJets), una cuenta de Twitter en la que Sweeney rastrea los helicópteros, jets privados y aviones de tamaño comercial de influyentes miembros de la élite rusa, incluido el propietario del Chelsea FC, Roman Abramovich, la persona más rica del país, según Bloomberg.

Jack Sweeney, el joven estudiante que rastrea los movimientos de jets privados. (Foto: Jack Sweeney vía NY Post)

Jack Sweeney, el joven estudiante que rastrea los movimientos de jets privados. (Foto: Jack Sweeney vía NY Post)

Sweeney publicó el primer tuit el domingo 27 de febrero, justo después de que Estados Unidos sancionara a varios miembros del círculo más íntimo del presidente ruso, Vladimir Putin, y se comprometiera a congelar sus activos, incluidos sus yates y mansiones, como represalia por la invasión de Ucrania.

Sin embargo, los oligarcas rusos siguen recorriendo el mundo en jets y yates privados a pesar de las duras sanciones financieras. Según la CNBC, algunos de los empresarios más ricos de Rusia han comenzado a trasladar sus yates a Montenegro y las Maldivas para evitar que sean confiscados.

Por dónde se mueven los oligarcas rusos

Uno de los últimos vuelos de Roman Abramovich.

Uno de los últimos vuelos de Roman Abramovich.

El lunes, Roman Abramovich se desplazó a Moscú y Codrington, una localidad de Antigua y Barbuda. Al mismo tiempo, un avión propiedad del magnate del acero Alexander Abramov aterrizó en Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos. Todo esto mientras se está produciendo un guerra en pleno corazón de Europa que ya ha sido condenada por el mundo entero.

La cuenta de Twitter @RUOligarchJets ya tiene casi 300.000 seguidores. Y no es la única. Sweeney también monitoriza los aviones de Vladimir Putin @PutinJet, junto con 15 cuentas más de seguimiento de vuelos.

El joven utiliza un bot que él mismo creó y que publica automáticamente cuando el jet privado de una celebridad despega o aterriza en un aeropuerto. En declaraciones a CNBC, Sweeney afirmó que antes de la invasión a Ucrania ni siquiera sabía que existían estos oligarcas.

La furia de Elon Musk

El hombre más rico del mundo intentó bajar la cuenta. Foto: Reuters

El hombre más rico del mundo intentó bajar la cuenta. Foto: Reuters

Jack Sweeney saltó a la fama tras hacer públicos los movimientos del jet privado del multimillonario Elon Musk. En mensajes privados, el CEO de Tesla y Space X, solicitó al joven que cerrara la cuenta, ya que considera que es un riesgo por su seguridad (la de Elon). “Sí puedo, pero eso te costará un (Tesla) Model 3” respondió Sweeney.

Durante la conversación, Musk le confesó a Sweeney que “no se sentía cómodo con la idea de recibir el disparo de un loco” y ofreció 5.000 dólares al chico para que cesase la actividad de la cuenta. El adolescente le hizo una contraoferta todavía más suculenta: 50.000 dólares.

“Sería una gran ayuda para la universidad y posiblemente me permitiría comprar un coche, quizá un Model 3”, le respondió. Musk no le ha dado ni un dólar y se ha ceñido en bloquear la cuenta del estudiante.

Con información de La Vanguardia.

SL​