Mark Zuckerberg ya hace todas sus reuniones en el metaverso y presiona a sus empleados para que hagan lo mismo


Mark Zuckerberg considera que ya está en el futuro. Y para lavar la imagen de Facebook, reconvertida a Meta este año tras los escándalos por la informante que dio a conocer los problemas internos de la compañía, ya tiene reuniones en el metaverso.

Fuentes cercanas a Zuckerberg contaron a The Wall Street Journal que el empresario se reúne con avatares digitales que reemplazan a los ejecutivos de la compañía, además de empujar al resto a que haga lo mismo. “La orden es que Facebook debería mirar hacia el futuro y no atascarse en un pasado desordenado«, dice el artículo.

Las revelaciones de la exempleada Frances Haugen, y los miles de documentos internos que se llevó consigo cuando dejó Facebook a principios de este año, “mostraron la influencia de la compañía en el discurso político, la salud mental de los adolescentes y otros asuntos”, explica la nota.

Esto se enmarca en un cambio de rumbo de toda la empresa. “Llevar la política a un primer plano fue una parte de la respuesta de Facebook, de acuerdo con un enfoque tajante impulsado por el presidente ejecutivo Mark Zuckerberg”, dice The Wall Street Journal.

Mark Zuckerberg usando el casco de realidad virtual Oculus. Foto: Facebook

Mark Zuckerberg usando el casco de realidad virtual Oculus. Foto: Facebook

  La empresa realizó revisiones de reputación de nuevos productos y los investigadores de la empresa dijeron que se les ha pedido que envíen trabajos sobre temas delicados para que los abogados de la empresa los revisen, quienes a veces han pedido que se eliminen ejemplos de problemas de los puestos internos.

Más tarde, Zuckerberg cambió el nombre de la empresa a Meta Platforms Inc., para enfatizar lo que llamó un nuevo enfoque en la construcción del metaverso, un mundo digital inmersivo que ha descrito como la próxima fase de Internet. Es ahí donde estuvo teniendo reuniones en realidad virtual, con avatares digitales reemplazando a los ejecutivos, según personas cercanas a las reuniones.

Las reuniones en el metaverso son con avatares, es decir, con personalidades virtuales que representan a sus usuarios. En lugar de charlar por una videoconferencia clásica como Zoom, lo que se hace es «entrar» en una suerte de realidad virtual donde podemos «ver» al resto de los participantes en todas sus dimensiones. 

Apto para todo público

Reuniones virtuales para usuarios en todo el mundo. Foto AFP

Reuniones virtuales para usuarios en todo el mundo. Foto AFP

Mientras tanto, Meta abrió a principios de mes al público en Estados Unidos y Canadá su plataforma de realidad virtual Horizon Worlds, un paso más en la construcción de su visión del metaverso para el futuro.

Horizon Worlds está lejos de ser un metaverso completamente terminado, una especie de internet del futuro donde experiencias en línea como hablar con amigos podrían simularse con encuentros cara a cara gracias a dispositivos de realidad virtual.

Sin embargo, los usuarios ya pueden reunirse en Horizon para hablar, jugar y construir sus propios mundos virtuales, siempre que tengan más de 18 años y el equipo apropiado.

Desde el año pasado una versión de prueba de la plataforma fue puesta a disposición de un número limitado de usuarios.

Con el fin de acentuar su nuevo objetivo como empresa, Facebook renombró su casa matriz: Meta, en busca de dejar atrás su imagen de red social propensa al escándalo, por una nueva visión como la plataforma de realidad virtual del futuro.

«Queremos que Horizon Worlds sea un medio ambiente seguro en el que todos puedan seguir nuestra política de conducta en realidad virtual», según el anuncio de la empresa en la inauguración.

«Hay varias opciones de seguridad (…) que permiten hacer una pausa y después bloquear, silenciar o reportar a otros usuarios», agregó.

Las principales plataformas sociales de Meta, Facebook e Instagram, han estado luchando por dejar atrás la crisis desencadenada en septiembre de este año por una enorme filtración de documentos internos facilitados a periodistas y a las autoridades de Estados Unidos por la denunciante Frances Haugen.

SL