Meta aceptó un acuerdo extrajudicial en la demanda por violar la privacidad de sus usuarios


Una acción colectiva apuntaba contra la empresa de Mark Zuckerberg. Cambridge Analytica, entre los casos.

Meta, la empresa propietaria de Facebook e Instagram, alcanzó este viernes un acuerdo extrajudicial en una demanda colectiva en su contra por haber violado la privacidad de los usuarios al compartir sus datos con terceros sin consentimiento.

En un documento presentado ante el juez, Meta y los abogados que lideran la demanda colectiva pidieron al juez 60 días para terminar de cerrar los detalles del acuerdo.

Los demandantes citaban como principal muestra de la mala gestión de la privacidad por parte de la compañía el escándalo de la consultora británica Cambridge Analytica, destapado en 2018 y el mayor al que ha tenido que hacer frente la red social hasta la fecha.

En marzo de ese año se supo que esta empresa utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de internautas de Facebook sin su consentimiento y con fines políticos, y se sirvió de ellos para elaborar perfiles psicológicos de votantes que supuestamente vendieron a la campaña del ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, durante las elecciones de 2016, entre otros.

Este escándalo puso a la firma de Menlo Park (California, EE.UU.) en el foco de la atención de los reguladores en todo el mundo, y la Comisión Federal del Comercio de EE.UU. (FTC, en inglés) anunció una sanción a Facebook de 5.000 millones de dólares.

Se trató de la mayor multa jamás impuesta en el país a una empresa tecnológica y una de las más cuantiosas de la historia de la FTC, que también exigió a la compañía que dirige Mark Zuckerberg a cumplir una serie de medidas acordadas para mejorar sus operaciones en lo relativo a privacidad.

Qué acordó Meta

Meta es una de las empresas tech más poderosas del mundo. Foto Reuters


Meta es una de las empresas tech más poderosas del mundo. Foto Reuters

Los términos financieros no fueron revelados en la presentación del viernes que solicitó al juez suspender la demanda colectiva durante 60 días hasta que los abogados de los demandantes y de Facebook finalicen un acuerdo por escrito.

La demanda de cuatro años alega que Facebook violó las leyes de privacidad del consumidor al compartir datos personales de los usuarios con terceros, como la ahora desaparecida consultora política británica Cambridge Analytica.

Facebook ha dicho que sus prácticas de privacidad son consistentes con sus divulgaciones y «no respaldan ningún reclamo legal».

Facebook y sus abogados de Gibson, Dunn & Crutcher no respondieron de inmediato a una solicitud de más detalles sobre el acuerdo, según la agencia de noticias Reuters.

De los dos bufetes de abogados que representan a los demandantes, Keller Rohrback no hizo comentarios, mientras que Bleichmar Fonti & Auld se negó a comentar ante los medios de comunicación.

Cambridge Analytica, el caso del escándalo

El caso despertó interés y preocupación en todo el mundo en 2018. Foto Reuters


El caso despertó interés y preocupación en todo el mundo en 2018. Foto Reuters

Facebook admitió en abril de 2018 que la firma Cambridge Analytica había accedido a los datos de unos 87 millones de usuarios, una cifra mucho mayor a la de 50 millones que en un principio había admitido la compañía de Mark Zuckerberg.

Los tipos de contenidos (texto, fotos) que una persona mira, los contactos con los que interactúa, la duración y frecuencia de esa actividad, la forma de mover el mouse, el número de tarjeta de crédito o la información del celular o computadora son parte de los datos que Facebook recolecta de sus usuarios. Todo eso se usó con polémica durante las elecciones de 2016 en Estados Unidos. 

Como parte de un intento para «brindar más claridad» sobre la forma en que administra los miles de millones de datos que generan su más de 2.000 millones de usuarios, la empresa de Mark Zuckerberg reveló en 2018 un documento detallado sobre sus políticas, que describe procedimientos y usos de los datos personales.

Allí describía que no solo recolectaba la información que comparten las personas en la plataforma, como por ejemplo una foto, sino que también recogía los metadatos de esos contenidos (por ejemplo, la localización de esa foto), y también la duración y frecuencia de las interacciones.

Es decir, no solo recolecta el contenido sino todo lo que rodea a ese contenido. En otras palabras, cuando uno habla con alguien, Facebook mide cuánto dura esa interacción, cuándo empieza y cuándo termina.

En un apartado del documento señala que hay «datos con protección especial», y allí aclara que son las personas quienes pueden elegir brindar información en los campos de perfil que les piden información sobre sus intereses religiosos, políticos, sus intereses o salud.

Sin embargo, el escándalo llevó a una demanda colectiva de usuarios por violación de la protección de datos personales.

Ahora, Meta empezó a cerrar este enorme problema por fuera de la Justicia.

Mirá también