«Parásito supremo, mediocre, racista», los insultos contra Elon Musk en las oficinas de la red social


Luego de que cientos de los empleados de Twitter le renunciaron a Elon Musk este jueves por la noche, una proyección de insultos “vistió” el edificio central de la empresa en San Francisco: “Elon Musk: parásito supremo, hijo varón mediocre, privilegio presurizado, pequeño racista, megalómano, millonario sin valor, bebé en bancarrota”, decía el letrero.

Sucede que tras los empleados que se fueron siguieron una serie de protestas. Algunos de ellos se reunieron frente a la sede para mostrarle al mangante estadounidense su descontento con el ultimátum laboral que recibieron de su parte. Por ello, proyectaron en el edificio cientos de insultos, críticas y reproches.

El conflicto se desató tras un comunicado empresarial que instaba a los trabajadores a tomar una decisión sobre su futuro.

«Estamos cerrando temporalmente las oficinas e inhabilitando las tarjetas de acceso hasta el próximo lunes 21 de noviembre. Gracias por su flexibilidad. Por favor, continúen honrando la política de la compañía de no compartir información confidencial en redes sociales, con la prensa o en cualquier otro lado. Esperamos con ansias trabajar con ustedes en el emocionante futuro de Twitter», decía el comunicado.

Así, horas más tarde se pudo ver la proyección sobre las oficinas: 

La reacción fue inmediata: los hashtags «#RIPTwitter» y «#GoodbyeTwitter» fueron tendencia mientras cientos de trabajadores llenaban el Slack de la compañía con mensajes de despedidas.

Por supuesto, Musk respondió con un meme: 

El éxodo masivo

Luego de que el nuevo dueño de la compañía haya puesto un ultimátum sobre la adhesión a un “reseteo cultural” de la empresa: comenzaron a postear despedidas en Slack, el chat de la compañía, e incluso emojis de despedidas en redes sociales.

La nueva purga de las filas de Twitter se produce después de que Musk despidió recientemente a decenas de empleados que lo criticaron o se burlaron de él en tuits y mensajes internos. Musk luego fijó una fecha límite este jueves para que todos los empleados respondan «sí» en un formulario de Google sobre si querían quedarse en lo que Musk llama «Twitter 2.0».

De lo contrario, hoy sería el último día de trabajo y recibirían una indemnización por despido. Después de que llegó la fecha límite, cientos de empleados rápidamente comenzaron a publicar mensajes de despedida y emojis de saludo en Slack de Twitter, anunciando que habían dicho no al ultimátum de Musk.

Las últimas dos semanas fueron un torbellino para la compañía: cambios en la suscripción a Twitter Blue (que implicaban perder el tilde de verificación para las cuentas que ya lo tienen si no pagan 8 dólares por mes), nuevas certificaciones de “oficial” para cuentas legítimas, despidos, cruces constantes de Musk con empleados en la red social y más.

Twitter tenía aproximadamente 2900 empleados restantes antes de la fecha límite del jueves, gracias a que Musk despidió a aproximadamente la mitad de la fuerza laboral de 7500 personas cuando asumió el cargo y las renuncias que siguieron.

Los empleados de Twitter restantes y salientes le dijeron al medio especializado The Verge que, dada la magnitud de las renuncias de esta semana, esperan que la plataforma comience a colapsar pronto. Uno dice que han visto a “ingenieros legendarios” y otros miran hacia arriba para irse uno a uno.

Puestos críticos

Elon Musk alteró todo el funcionamiento interno de Twitter. Foto Reuters


Elon Musk alteró todo el funcionamiento interno de Twitter. Foto Reuters

“Parece que todas las personas que hicieron que este lugar fuera increíble se están yendo”, dijo el miembro del personal de Twitter. “Será extremadamente difícil para Twitter recuperarse de aquí, sin importar cuán duros intenten ser las personas que quedan”.

Múltiples equipos de ingeniería «críticos» dentro de Twitter ahora han renunciado por completo o casi por completo, dijo otro empleado que solicitó el anonimato para hablar sin el permiso de Musk.

Por ejemplo, el equipo que mantiene las bibliotecas del sistema central de Twitter que utilizan todos los ingenieros de la empresa se fue después del jueves. “No se puede ejecutar Twitter sin este equipo”, dijo el empleado en la red social.

La primera prioridad de Musk como nuevo propietario de Twitter ha sido restablecer fundamentalmente su cultura laboral. En un correo electrónico a los empleados esta semana, escribió: “En el futuro, para construir un avance de Twitter 2.0 y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo, necesitaremos ser extremadamente duros. Esto significará trabajar muchas horas a alta intensidad. Solo un desempeño excepcional constituirá una calificación aprobatoria”.

A los empleados de Twitter que se van se les ha dicho que recibirán al menos tres meses de pago, aunque todavía no han tenido la oportunidad de revisar sus acuerdos de desvinculación.

Los empleados que decidan quedarse tampoco saben cómo planea Musk compensarlos con acciones ahora que Twitter es una empresa privada, aunque ha dicho que los empleados «excepcionales» recibirán opciones sobre acciones como lo hacen en SpaceX, su otra empresa privada.

Mirá también