paso a paso, cómo ampliar el almacenamiento


Los dispositivos de almacenamiento SSD M.2 hicieron su debut en la familia de consolas PlayStation 5. Anteriormente, la PS4 tenía en su interior un disco rígido (HDD) SATA de 2,5 pulgadas, del tipo que puede verse en varios modelos de notebooks, pero a nivel técnico la familia necesitaba un cambio profundo en el apartado del almacenamiento, en simultáneo con las esperadas mejoras gráficas.

Por eso, la quinta generación de consolas se diferenció de los modelos antiguos que habían comenzado con tarjetas de memoria externas para luego pasar a los discos rígidos. La tecnología de su nuevo almacenamiento interno, especialmente, trajo novedades a la hora de reducir al mínimo los tiempos de carga de los juegos hasta hacerlos casi imperceptibles.

Sin embargo, la capacidad de almacenamiento se agotaba rápidamente con solo instalar un puñado de juegos -más sus actualizaciones periódicas-. Por ejemplo, el battle royale Call of Duty: Warzone y su correspondiente Modern Warfare ocupan un total de 133.6GB de los 850 GB disponibles en la consola. En promedio, los títulos más demandantes a nivel gráfico (denominados AAA) pueden llegar a ocupar hasta 150 GB al día de su lanzamiento.

Sony tomó nota de las críticas de los usuarios y un año después de haber lanzado la PlayStation 5 recibió su segunda y más importante actualización en su sistema operativo. Este nuevo firmware que, entre otras funcionalidades, destacó por permitir ampliar el almacenamiento interno con un SSD de mayor capacidad hasta alcanzar los 4 TB.

También se podrá mover libremente juegos entre el almacenamiento de la consola PS5, un dispositivo de almacenamiento ampliado USB conectado y el almacenamiento SSD M.2 agregado.

Una vez instalada en la consola PS5, la nueva unidad de almacenamiento SSD M.2 se puede utilizar para descargar, copiar e iniciar juegos de PS5 y PS4, así como las aplicaciones multimedia.

Los modelos de SSD M.2 compatibles con PS5

PlayStation 5, lo último en consolas de videojuegos.

PlayStation 5, lo último en consolas de videojuegos.

Es importante saber previamente que la consola solo admitirá una una unidad SSD M.2 compatible, a diferencia de lo que sucede con las computadoras, y que cumpla principalmente con una serie de requisitos claves: la interfaz debe ser PCIe Gen4, la velocidad de lectura de 5500 MB/s o superior, el tamaño no debe superar los 22 milímetros y debe tener incorporado un disipador de calor.

El primer SSD confirmado para PS5, FireCuda 530, es el último modelo de Seagate y cumple con todos los requisitos establecidos especificados por Sony. Promocionado para tener altas velocidades y conformado con toda la tecnología de próxima generación, es una opción de almacenamiento de calidad probada en las computadoras. El hecho de que también venga con su propio disipador de calor también es una ventaja.

Las velocidades de transferencia consiguen superar la marca de 7000 MB/s (megabites por segundo). De manera crucial, tiene lo último en tecnología en su interior, ya que cuenta con memoria 3D TLC NAND y PCIe 4.0 de última generación.

Capaz de igualar o incluso mejorar un poco el SSD interno de la PS5, el modelo Samsung 980 Pro es el disco de estado sólido para aquel usuario que busca una solución premium.

Es una de las unidades más rápidas, ofrece velocidades que pueden superar la marca de los 7000 MB/s, a diferencia del FireCuda 530. Eso sí, su alto precio y la necesidad de comprar aparte un disipador de calor terminan por jugarle en contra a la hora de la elección.

El modelo Sabrent Rocket 4 Plus tiene las velocidades y las habilidades de los discos SSD Gen4 -40% más rápidos que aquellos con interfaz PCIe 3.0- que le posibilita ofrecer altas velocidades de escritura. Por ejemplo, se puede descargar un videojuego como el de automovilismo F1 2021 de 68 GB a la consola en solo 55 segundos.

A nivel de especificaciones técnicas, Sabrent Rocket 4 Plus se coloca por detrás en comparación con los más rápidos; aunque su relación precio-calidad y el disipador de calor a medida terminan por decorar una buena propuesta para la PS5.

Cómo agregar una SSD M.2 a una consola PS5

La instalación de este tipo de memoria requerirá abrir la consola y destornillar la ranura de expansión. No es un proceso complicado, pero sí es importante que el usuario se asegure que la unidad de almacenamiento del dispositivo cumpla con los requisitos técnicos necesarios.

Antes de comenzar, hay que asegurarse de trabajar sobre una mesa despejada, contar con un destornillador cabeza Phillips o de cruz y una linterna pequeña, en caso de no tener buena iluminación.

Para aquel que realice la tarea se recomienda previamente tocar un objeto metálico conectado a tierra para eliminar la electricidad estática de tu cuerpo. De lo contrario, se podrían producir daños en la SSD M.2 o la consola PS5, según advierten desde Sony.

Hay que tener muy presente que de ninguna forma se podrá reemplazar el disco con la consola encendida, ni jugar luego con ella sin su cubierta protectora.

Una vez que esté instalado el nuevo SSD M.2 habrá que poner a descargar los videojuegos. Para eso hay que ingresar primero desde la pantalla de inicio de la consola y seleccionar Configuración > Almacenamiento > Ubicación de instalación para configurarlo.

Luego, la mecánica para mover los juegos y aplicaciones ya instalados en el almacenamiento de la consola es bastante sencilla. Desde la Biblioteca de juegos habrá que seleccionar los datos que se moverán, presionar el botón Opciones y seleccionar Mover juegos y aplicaciones.

Para comprobar el espacio de almacenamiento y mover o eliminar datos en la SSD M.2, hay que acceder al gestor desde la pantalla de inicio y seleccionar Configuración > Almacenamiento > Almacenamiento SSD M.2.

Cómo expandir el almacenamiento en las Xbox Series

La consola rival de PlayStation 5, Xbox Series X y S, pueden también ampliar su capacidad de almacenamiento interna para guardar sus juegos de manera accesible sin sacrificar el rendimiento. Pero a diferencia de su competidor, Microsoft y Seagate se unieron para lanzaroficialmente unidades externas de capacidad que van de los 512 GB hasta los 2 TB de su línea de productos.

Con un diseño que las asemeja a las viejas tarjetas de memoria de PlayStation 2, el modelo de Seagate para Xbox Series XS es el único dispositivo de almacenamiento externo que les permite a los usuarios aprovechar todo el rendimiento de Xbox Velocity Architecture en los juegos que fueron optimizados para la siguiente generación de consolas de Microsoft.

Con las capacidades añadidas, los jugadores pueden jugar nuevos y clásicos directamente desde la tarjeta de almacenamiento sin sacrificar los gráficos, la velocidad, los tiempos de carga o el número de fotogramas por segundo.

La tarjeta de expansión de almacenamiento de Seagate para Xbox Series XS es compatible con los juegos de las cuatro generaciones anteriores de Xbox, incluidas las consolas Xbox One, Xbox 360 y Xbox original. Incluye una garantía limitada por tres años para que los jugadores estén tranquilos al saber que sus juegos y sus datos estarán a salvo.

Para conectar esta unidad de almacenamiento de bolsillo no habrá que utilizar ningún tipo de herramienta, ya que se conecta directamente en “Storage Expansion” (Expansión de Almacenamiento, en español) ubicado en la parte trasera de las consolas, donde están los puertos HDMI (video), dos USB-A, uno LAN y el correspondiente a la alimentación eléctrica.

La nueva tarjeta de expansión de almacenamiento de Seagate para Xbox Series XS de 1TB se consigue en mercado libre a poco más de 40.000 pesos.

SL