Paso a paso, cómo convertir un viejo celular en una cámara de seguridad para uso doméstico



EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Todos los pasos que se necesitan para adaptar un teléfono como una cámara fija. Cuál es el software recomendado.

Sin una razón aparente, muchas veces uno decide reemplazar su teléfono viejo por otro más competente. Y si bien el destino que le espera al modelo viejo es la muerte lenta en un cajón, también es posible darle un uso creativo. Así, se lo puede convertir en una cámara de vigilancia doméstica.

En esta operación intervienen dos aparatos: el móvil en desuso y al menos otro equipo –puede ser otro teléfono, una computadora y hasta una tableta- desde donde monitorear todo lo que muestra el equipo.

Para aprovechar esta opción es clave que el dispositivo tenga al menos una cámara trasera funcional. El teléfono debe ser capaz de hacer fotos y grabar videos. Otro requisito obligatorio es que se conecte a internet.

El siguiente paso será hallar el sitio indicado para colocarlo. La cámara trasera debe enfocar al área a vigilar procurando que el teléfono se vea lo menos posible. Para una mejor estabilidad, se puede utilizar un trípode.

Conexiones próximas

Lo recomendable es utilizar un trípode para estabilizar la imagen.


Lo recomendable es utilizar un trípode para estabilizar la imagen.

Como cámara encendida y la transmisión de video consumen mucha energía, será necesario que haya un enchufe cerca para dejarlo siempre conectado a la corriente.

La misma lógica aplica para el alcance del router. Ya que como la idea es que pueda transmitir vía streaming todo lo que sucede en un área determinado, será necesario que pueda recibir la señal de Wi-Fi.

Si el terminal lleva más de 4 años en servicio, lo mejor será eliminar toda la información (Restablecer a los valores de fábrica) para dejarlo limpio para cumplir su nueva actividad y poder almacenar los clips de video.

En cambio, si tiene tiene diez años, es probable que no sea compatible con las aplicaciones que habrá que instalar. En iOS, eso correspondería a partir del iPhone 6 y, en Android, desde su versión 5.0, Lollipop.

Algunas recomendaciones

La mayoría de estas aplicaciones ofrecen funciones similares como streaming local y a través de la nube, grabación y almacenamiento de imágenes en el dispositivo o de forma remota y la detección de movimiento y las alertas.

Desde el smartphone de control se podrán activar las notificaciones, establecer el nombre de una cámara, añadir a otras personas para que tengan acceso a los videos, chequear si se ha desconectado la cámara, establecer la sensibilidad de la detección de movimiento.

Y aunque son muy simple e intuitivos, para que no haya objetos borrosos en el campo de visión, se puede configurar la habilitación de enfoque continuo, establecer una resolución de grabación o fijar un bloqueo con un código para que nadie más pueda acceder a la cámara.

Las aplicaciones

El software gratuito más indicado para vigilar dentro del hogar se llama Camy, desarrollada por GeoLoc, que transmite la información en alta resolución, ofrece servicio de grabación, permite conectar varios teléfonos y alternar entre la cámara trasera y la delantera.

AlfredCamara cuenta con más de 10 millones de instalaciones.


AlfredCamara cuenta con más de 10 millones de instalaciones.

Para mejorar la visibilidad cuando las luces estén apagadas dispone de detección de movimiento y hasta incluye un filtro de baja iluminación. Cómo último recurso, permite activad el flash de la cámara a distancia y enfocarlo hacia cualquier punto.

Para que resulte más discreto, puede operar con la pantalla apagada, permite acercar y alejar la imagen, hacer capturas de pantalla. Además de conectarse a otro celular para monitorear, cuenta con la opción de ver lo que se graba desde la PC, accediendo desde el navegador y también desde Android TV.

Otra opción es AlfredCamera, desarrollada por Alfred Systems Inc., que cuenta con más de diez millones de instalaciones. Hay una versión gratuita con funciones limitadas y otra paga.

Dispone algunos recursos muy interesantes como alerta de intrusos inteligente; reproducir, descargar y compartir los videos desde la nube; apagado de pantalla para ahorrar energía y el modo walkie talkie, para generar sonido desde la cámara.

Como sea, siempre se puede hacer algo con un celular «obsoleto»: todo el tema es ver cómo se puede reinventar la tecnología que usamos para no generar una cantidad excesiva de basura electrónica.

El teléfono como cámara de vigilancia puede resolver, así, el recurrente problema de la seguridad.

Mirá también