sospechan de un posible ciberataque a PressReader


Unos 7.000 diarios y revistas -incluido Clarín– se quedaron el jueves sin su versión digital disponible durante varias horas por la caída de la plataforma PressReader, que ofrece el acceso a la versión impresa de medios de todo el mundo.

El incidente, registrado el jueves a última hora, podría haber ocurrido por un ciberataque a la compañía en represalia al retiro de los medios rusos del kiosco digital en medio del ataque a Ucrania.

La compañía, con sede en Vancouver, Canadá, difundió como primera versión “un incidente de interrupción de la red que afecta a todos los sitios y aplicaciones”.

“Comprendemos que esto es profundamente frustrante para muchos de nuestros lectores y socios en todo el mundo. Por favor, tengan en cuenta que todo nuestro equipo se encuentra trabajando muy duro para resolver esta situación lo antes posible”, publicó la empresa en un comunicado y redes sociales.

La versión impresa de Clarín, disponible en el kiosco digital PressReader.

La versión impresa de Clarín, disponible en el kiosco digital PressReader.

Este viernes por la mañana, la compañía informó vía Twitter que estaba restablecido el servicio. No hizo mención a ningún ataque informático o vulnerabilidad en sus sistemas.

Según pudo saber Clarín, el problema específico fue que PressReader tuvo una interrupción en la red que no sólo afectó su plataforma sino también a sus correos electrónicos y al servicio de FTP, que es un protocolo para subir archivos (File Transfer Protocol). Es, precisamente, el que usan los diarios de todo el mundo para subir sus ediciones digitales y que PressReader las publique. Por esta razón, para el usuario final, el servicio estuvo inaccesible.

Posible vínculo con la guerra en Ucrania

Los ciberataques crecieron tras la invasión rusa a Ucrania. Foto: EFE

Los ciberataques crecieron tras la invasión rusa a Ucrania. Foto: EFE

PressReader, que ofrece una suscripción para acceder a medios de todo el mundo a través de su versión web y aplicaciones para celulares, tiene entre sus clientes a medios como The New York Times o The Washington Post, además de medios locales como Clarín.

Si bien no está confirmado que sea un ciberataque, la especulación se generó por los orígenes de la compañía. Los dueños de PressReader son de nacionalidad ucraniana, pero la empresa cuenta con capitales rusos.

Por esta razón, a partir de la eliminación de diarios de Rusia, varios medios especializados arriesgaron una conexión entre la caída y un posible ciberataque, ya que muchos grupos que llevan a cabo estas actividades delictivas son de origen ruso.

Tras la invasión de Rusia a Ucrania, diversos actores se reconfiguraron y se incrementaron los ciberataques. En apenas dos semanas aparecieron nuevos grupos que apoyan a las distintas facciones.

Incluso, el conflicto bélico intensificó las peleas al interior de estas bandas: la semana pasada se filtraron 60.000 chats que tuvo Conti, una de las bandas de ciberdelincuentes más grandes del mundo -creadores de un virus llamado Log4j2-, tanto con sus propios miembros como con víctimas, periodistas y otros actores.

Hasta el momento, no apareció ninguna publicación en los blogs de las bandas más importantes donde se haga alusión a Press Reader: los ciberdelincuentes acostumbran a hacer esto para demostrar que son los actores de robos de información, ataques y demás prácticas ilícitas.

SL