sus creadores desaparecieron con millones de dólares


Vendedores anónimos detrás de una criptomoneda de Squid Game estafaron a sus compradores y se llevaron cerca de 3.38 millones de dólares. La trampa estaba a la vista, ya que era un activo que se podía comprar pero no vender.

La criptomoneda SQUID alcanzó su punto máximo a un precio de 3.38 millones antes de caer a un valor de 0, en lo que fue una estafa “rug pull” como se dice en la jerga (tirón de alfombra), y ocurre cuando los creadores de la moneda cobran rápidamente sus monedas por dinero real, drenando el fondo de liquidez del intercambio.

La moneda criptográfica SQUID se lanzó la semana pasada e incluía varias advertencias, como un sitio web de apenas tres semanas de vida lleno de errores ortográficos y gramaticales. El sitio web, alojado en SquidGame.cash, desapareció junto con cualquier otra presencia en las redes sociales creada por los estafadores.

Así se veía el sitio:

El sitio de la criptomoneda del Juego del Calamar, una estafa. Foto Web Archive

El sitio de la criptomoneda del Juego del Calamar, una estafa. Foto Web Archive

Otras señales de alerta tenían que ver con que el canal de Telegram de SQUID, creado por estafadores desconocidos, no permitía comentarios. Y la cuenta de Twitter hizo imposible que alguien respondiera a las publicaciones.

Pero la mayor señal de alerta fue que nadie que compró la moneda pudo vender. Eso no impidió que los principales medios de comunicación como la BBC, Yahoo News, Business Insider, Fortune y CNBC publicaron titulares sobre cómo la nueva criptomoneda Squid Game se había disparado en un 83,000% en solo unos pocos días.

No es la primera vez que los estafadores utilizan la cultura pop para llamar la atención de los medios. Algo similar ocurrió a principios de este año con Mando, una criptomoneda que usaba imágenes del programa de televisión Mandalorian de Disney ++, sin permiso de Disney. Y que era otra estafa.

Un terreno fértil para estafas

El juego del calamar fue un éxito en todo el mundo. Foto AFP

El juego del calamar fue un éxito en todo el mundo. Foto AFP

A los estafadores les encanta el espacio criptográfico porque es increíblemente difícil diferenciar a los estafadores de alguien que está tratando seriamente de crear una criptomoneda legítima.

¿Significa esto que no puede ganar dinero operando con criptomonedas? Obviamente, hay muchas personas que ganan dólares reales en el espacio criptográfico vendiendo monedas «convencionales» como bitcoin o incluso monedas más pequeñas como Shiba Inu, cuyo precio se ha disparado recientemente. Si se sigue de cerca el tema, se sabe cuáles son las cirptomonedas serias.

Pero el hecho de que la gente esté ganando dinero con él hoy no significa que estará disponible para siempre. La criptomoneda solo sobrevivirá si la gente tiene fe en que es dinero real. Y ese sentimiento puede cambiar de un día para otro.

Si va a comprar criptomonedas, lo más importante a tener en cuenta no es necesariamente el precio. Primero, hay que averiguar si se puede vender la moneda después de comprarla. Si no puede vender, como las personas que invirtieron en SQUID descubrieron que no pueden, no importa cuán alto sea el precio.

La criptomoneda solo vale lo que otra persona esté dispuesta a pagar por ella. Y si las reglas dicen que ni siquiera se puede vender, se trata de una estafa. O al menos, es muy probable que así sea.

SL



Source link