Un objeto se estrellará contra la Luna el 4 de marzo y nadie sabe qué es


Un misterioso objeto de apariencia artificial se dirige hacia la Luna sobre la cual se estrellará, según las estimaciones, el 4 de marzo. Sin embargo, ninguna agencia pudo identificar a quien pertenece dicho objeto. Tanto SpaceX como las autoridades chinas descartaron por completo que el artefacto pertenezca a su factoría.

Tras años de seguimiento, la semana pasada el astrónomo Bill Gray identificó el objeto y lo atribuyó a un cohete de la compañía liderada por Elon Musk e informó del inminente impacto que provocaría un cráter de al menos 20 metros de diámetro en la superficie lunar.

Al tratarse del primer impacto en la Luna no intencional de un desecho aeroespacial, la noticia provocó indignación y distintas voces llamaron a regular la basura espacial.

Sin embargo, Jon Giorgini del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL-NASA), revisó los datos del objeto que en un primer momento identificó como los restos de un cohete Falcon 9 (propiedad de SpaceX) y descubrió que estaba en un error.

Se pensó que se trataba de restos de un Falcon 9 de SpaceX. Foto AP.

Se pensó que se trataba de restos de un Falcon 9 de SpaceX. Foto AP.

El ingeniero de la NASA descartó esa posibilidad, apuntando al propulsor del cohete chino Chang’e 5-T1. Ya que, cuando el casquete del Falcon 9 se desprendió, según el JPL, estaba en un lugar que distaba de la trayectoria que le llevaría a la Luna para estrellarse.

En lugar de tratarse de una etapa del Falcon 9 lanzado en febrero de 2015 que se encargó de poner en órbita el Observatorio DSCOVR de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, el objeto que se estrellará con la Luna es parte de un cohete chino, el Long March 3C, que lanzó la misión lunar no tripulada Chang’e 5-T1 de la Administración Espacial Nacional China (CNSA).

El objeto se había identificado previamente como un asteroide, pero al ver que orbitaba la Tierra y no el Sol, se asoció a un objeto creado por el ser humano.

Gray revisó sus cálculos y coincidió en que el objeto que avanza hacia la Luna era el denominado WE0913A, es decir el propulsor del cohete chino Chang’e.

«En 2015, identifiqué (erróneamente) este objeto como 2015-007B, la segunda etapa de la nave espacial DSCOVR. Ahora tenemos pruebas fehacientes de que en realidad es 2014-065B, el propulsor de la misión lunar Chang’e 5-T1», explicó Gray.

«El objeto tiene el brillo esperable, y se ha mostrado en los momentos previstos y moviéndose en una órbita razonable», añadió Gray.

La nave espacial Chang'e-5 que aterrizó exitosamente en la cara visible de la Luna.  Foto Xinhua.

La nave espacial Chang’e-5 que aterrizó exitosamente en la cara visible de la Luna. Foto Xinhua.

Pero visto en retrospectiva, añadió, «debí haber notado que había cosas raras». Por ello, reconoció su error y remarcó que esto «solo enfatiza el problema que tenemos con la falta de un rastreo apropiado de estos objetos en el espacio profundo».

Sin respuesta

Cuando el misterio parecía resuelto, este lunes el Ministerio de Exteriores chino descartó totalmente esa afirmación, señalando que el propulsor sindicado como en rumbo de colisión con el satélite «entró con seguridad en la atmósfera terrestre y quedó totalmente incinerado«.

Desde Pekín señalan que «defiende a conciencia la sostenibilidad de las actividades en el espacio exterior», indicó la portavoz Wang Wenbin en una rueda de prensa periódica.

La misión Chang’e-5 envió a la Luna a un robot a coger muestras para posteriormente devolverlas a la Tierra. Fue, aterrizó, cogió las muestras y volvió a la Tierra. El resto de cohete sería de propulsor del cohete Chang’e-5 en su trayectoria hacia la Luna.

SL