Un robot que juega al ajedrez le rompió el dedo a un chico de 7 años en un torneo


Nadie se sorprendería si un robot le ganara una partida de ajedrez a un niño durante un torneo. Lo que nadie se esperaba durante el Abierto de Moscú fue que, sin anuncio previo, un autómata le haya quebrado el dedo a un niño de 7 años en medio de un intercambio de piezas.

El brazo robótico era una de las atracciones y se debía enfrentar con varios competidores en simultáneo. El modelo es habitualmente utilizado en otros torneos y su principal característica es que puede mover piezas en tres tableros.

Serguéi Lázarev, presidente de la Federación de Ajedrez de Moscú, confirmó que el menor sufrió una fractura. El directivo ruso repudió el hecho y a la vez se mostró sorprendido, ya que nunca antes se había visto algo similar.

El niño ruso, cuyo nombre es Christopher, es considerado uno de los mejores ajedrecistas jóvenes de Moscú. Lo llamativo es que las autoridades policiales le atribuyen al muchacho parte de la culpa. 

Los problemas con robots son bastante comunes, principalmente cuando no están supervisados directamente. Estos brazos están programados para entender las fichas, pero no para identificar un posible movimiento erróneo o fuera de lugar de su oponente.

Sobre la hipótesis del incidente, la explicación de Lázarev es que “el niño hizo un movimiento y, después de eso, debemos dar tiempo para que el robot responda. El niño se apresuró y el robot lo agarró”.

Al parecer, nadie había avisado a Christopher que tenía que esperar unos segundos extra cuando el contrincante hiciera su jugada.

Así que al recoger su pieza, el robot agarró la mano del niño y la aplastó con una fuerza desmesurada. Después de 15 segundos y con la ayuda de cuatro adultos, Christopher consiguió zafarse.

«El niño jugó al día siguiente, terminó el torneo enyesado y los voluntarios le ayudaron a grabar las jugadas», añadió Lazarev.

Otros ataques de robots a humanos

Aunque por lo general son la excepción y no la norma, en los últimos años hubo varios casos en donde se documentaron ataques robóticos a humanos.

Así, un técnico falleció tras ser golpeado por un robot en una planta de Volkswagen cerca de Kassel, Alemania. El joven de 21 años era un contratista externo que estaba instalando el robot junto con un colega, cuando fue golpeado en el pecho por el robot y aplastado contra una placa de metal.

Un portavoz de Volkswagen destacó que el robot no era uno de la nueva generación colaborativos que trabajan codo a codo con los trabajadores en la línea de producción y están fuera de las jaulas de seguridad. Al parecer, el robot había sufrido un defecto técnico.

Wanda Holbrook, otra de las vícitimas.

Wanda Holbrook, otra de las vícitimas.

Wanda Holbrook, técnica en mantenimiento, fue asesinada por un robot mientras estaba en su lugar de trabajo. El androide tuvo un fallo en la programación que provocó que agarrase la cabeza de Wanda y la aplastara contra la línea de montaje.

«Wanda sufrió una muerte terrible y dolorosa, ya que fue consciente de todo lo que ocurría. Ese robot no debió entrar en su sección. Hubo un fallo de programación y de los sistemas de seguridad», afirmó su esposo, Willian Holbrook.

El caso ya ha sido denunciado en la Corte Federal de Michigan por la violenta muerte la mujer, en la investigación están involucradas cinco compañías norteamericanas de robótica relacionadas con la ingeniería e integración de las máquinas y partes usadas por la planta de Ventona Ionia Mains.

SL